jueves, junio 13, 2024

Año nuevo, ¿vida nueva? Impacto del COVID-19 en 2021

Andreina Iglesias
Andreina Iglesias
Estudiante de Economía, apasionada por las criptomonedas y la Blockchain.
- Publicidad -

Te puede interesar

El mundo se encuentra emocionado ante las vísperas de un año nuevo y que por fin el 2020 sea asunto del pasado. No obstante, el problema sigue siendo más latente que nunca: El COVID-19 sigue entre nosotros. ¿Cuál será su impacto de cara a 2021?

El COVID-19 sigue entre nosotros

Ciertamente hemos ganado algunas de las batallas contra el COVID-19, no obstante, la guerra continua. Esencialmente la aparición de vacunas contra el virus nos trajo esperanzas, pero el virus ha mutado a pocos días de terminar el año. ¿Empezaremos desde cero?

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, se ha producido una nueva variante de COVID-19 en Inglaterra y es mucho más contagiosa que la original. De esta manera, según Lucy van Dorp, investigadora de genómica microbiana y experta en la evolución de patógenos, la nueva variante fue anunciada el 14 de diciembre y, posteriormente, fue confirmada por Public Health England y el consorcio de secuenciación COVID-19 del Reino Unido.

El problema es que, según van Dorp, la primera muestra se tomó en el condado de Kent el 20 de septiembre. Sí, tres meses atrás.

El secretario de Salud, Matt Hancock, advirtió que la situación se está «saliendo de control», según la BBC.

Claramente el COVID-19 sigue entre nosotros e, incluso, parece haber cobrado una mayor fuerza con la última mutación del virus. Por lo tanto, todavía quedan batallas por ganar.

Ni optimistas, ni pesimistas

En vísperas de año nuevo debemos de ser más realistas que nunca. El cambio de año, aunque puede tener un significado personal asociado a comenzar desde cero con energías renovadas, no significa el fin del COVID-19.

No se trata de ser pesimistas, pero si debemos de ser conscientes de lo que se avecina y debemos de tener precauciones.

De acuerdo con Nature, los modelos de predicción de los expertos, tienen dos conclusiones fundamentales: En primer lugar, el COVID-19 llegó para quedarse y, por segundo lugar, el futuro depende de muchas incógnitas, desde si se desarrolla inmunidad hasta las decisiones gubernamentales.

De hecho, el futuro depende fundamentalmente en por cuánto tiempo se mantiene la inmunidad ante el virus.

Recordemos que muchas vacunas brindan protección durante décadas, no obstante, otras desaparecen con el tiempo. Por lo tanto, según Nature, Grad, el epidemiólogo de Harvard Marc Lipsitch y sus colegas, explicaron que «la incidencia total de SARS-CoV-2 hasta 2025 dependerá de manera crucial de esta duración de la inmunidad».

De hecho, según Baptist Health South Florida, Samer Fahmy, jefe oficial médico  del Hospital Regional de Boca Raton, aseguró la importancia de que hasta «el 75 o el 80 por ciento de las personas tengan inmunidad para detener realmente la transmisión y ralentizarla hasta el punto en que podamos volver a la normalidad».

Restricciones renovadas

A medida que los casos de infectados continúan aumentando y el virus muta a una versión mucho más contagiosa, se espera que los gobiernos establezcan nuevamente restricciones.

El 16 de diciembre la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que Europa se enfrentaba a una posible «tercera ola» en las primeras semanas y meses de 2021. De hecho, el 21 de diciembre naciones europeas comenzaron a imponer prohibiciones de viaje al Reino Unido como consecuencia de la nueva variante.

En general las medidas varían, pero, sin lugar a duda, el mundo está preocupado por lo que sucede en el Reino Unido. Especialmente cuando Maria Van Kerkhove, directora técnica de COVID-19 de la OMS, le advirtió a CNN que la nueva variante ha sido identificada en Dinamarca, Países Bajos y hasta en Australia.

La nueva variante añade más incertidumbre al futuro porque todavía no se tiene mucha información respecto al virus, ni siquiera se sabe si es o no más mortal que la versión original.

Por los momentos, podemos prever que el 2021 comenzará con renovadas restricciones y, muy probablemente, volvamos a encerrarnos en nuestros hogares por precaución. De hecho, Van Kerkhove advirtió que «cuanto más se propague este virus, más oportunidades tendrá de cambiar. Así que realmente tenemos que hacer todo lo posible ahora mismo para prevenir la propagación».

Recesiones económicas

Durante el 2020 el COVID-19 ha impactado negativamente en los indicadores económicos mundiales. Especialmente a medida que los gobiernos se vieron en la necesidad de paralizar la economía al tiempo que inyectaban dinero como parte de paquetes económicos destinados a combatir los efectos negativos del virus.

De hecho, la economía de Estados Unidos, a pesar de una importante recuperación durante el tercer trimestre del año, todavía se encuentra por debajo de sus niveles a finales de 2019. Este dato subraya el largo camino que debe recorrer.

El 16 de diciembre la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) sostuvo su plan de mantener las tasas de interés a cerca de cero, al menos en el corto plazo.

«La trayectoria de la economía dependerá significativamente del curso del virus. La actual crisis de salud pública seguirá pesando sobre la actividad económica, el empleo y la inflación en el corto plazo, y plantea riesgos considerables para las perspectivas económicas a mediano plazo», agregó la FED de acuerdo con CNN.

Por consiguiente, el deterioro de la economía mundial continuará su trayectoria si la pandemia no es controlada. Por los momentos, la esperanza la depositamos en la distribución masiva de las vacunas, lo cual podría permitir un repunte económico en la segunda mitad de 2021.

Mientras tanto, Jerome Powell, presidente de la FED, advirtió según la BBC que los próximos cuatro o cinco meses serán decisivos respecto al futuro.

Una nueva normalidad

Nuevamente recalcamos que no debemos de ser pesimistas, especialmente luego de un año tan difícil. No obstante, tampoco debemos de ser ingenuos y pensar que el virus no existirá a partir del 1 de enero de 2021.

El virus vivirá entre nosotros y, por lo tanto, debemos de aceptar la nueva realidad que se nos impuso.

Sin lugar a duda es momento de agradecer por nuestra salud y la de nuestros seres queridos. Pero, al mismo tiempo, debemos de recargar baterías para enfrentar los nuevos desafíos que vienen con el 2021.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -