miércoles, mayo 18, 2022

Tensión entre Rusia y Ucrania generaría convulsión en los mercados

Alejandro Gil Rivero
Periodista de profesión, estudioso de la economía política clásica, capacitado para manejar una amplia gama de espacios que abarcan el mercado de valores, comercio internacional, criptomonedas y Blockchain. Para más detalles de mis publicaciones, contácteme en redes sociales.
- Publicidad -

Te puede interesar

El avance de la OTAN hacia Europa del Este, precisamente en Ucrania, aumenta la tensión entre Rusia y el bloque Occidental. El Kremlin se siente amenazado al ver a sus rivales militares justo en su frontera y la respuesta de la nación euroasiática podría ser impredecible. Bajo ese escenario, es posible que Moscú contemple acciones militares para resguardar su frontera.

Esta sería la continuación de un conflicto que se prolonga desde 2014. Este inició con un golpe de Estado, promovido por EE.UU. y la UE, y la imposición de un gobierno pro occidental en Kiev. Las organizaciones derechistas y nazis ucranianas, amparadas por el nuevo gobierno iniciaron las hostilidades en las provincias del este (población casi total rusa). Estas últimas se rebelaron con movimientos de autodefensa y separación.

Desde entonces, Ucrania quedó partida en dos. Por un lado, los pro europeos que abogan por la entrada del país a la UE y a la OTAN. Por otro, los pro rusos de las regiones de Donestk y Lugansk, las cuales se declararon independientes y se constituyeron en repúblicas. A la par de ellas, Crimea, región históricamente rusa que decidió volver a su patria originaria por medio de un referéndum. Las tensiones parecen revivir y los mercados no tardarían en reaccionar ante cualquier movimiento.

¿Le conviene a Europa el ambiente de tensión con Rusia?

Casi 8 años después de la humillante derrota y retirada del ejército de Ucrania frente a las milicias de Donestk y Lugansk, la tensión con Rusia renace. Rusia se siente amenazada y apostó tropas en la frontera, esperando cualquier provocación para avanzar con todo su arsenal sobre Ucrania. Los mercados mundiales se encuentran en una etapa de máximo nerviosismo.

De suceder lo peor en esa zona del Mar Negro, los mercados mundiales se agitarían de una manera pocas veces vista. Esto último agudizado por la situación política relacionada con la pandemia del Covid-19. Entre los perdedores de una posible guerra, después de Rusia y Ucrania (o probablemente a la par de ellos), estarían los países europeos.

Una acción de Rusia, generaría sanciones contra Moscú y las medidas de respuesta del Kremlin. Entre ellas la suspensión de los envíos de gas de los cuales Europa es ampliamente dependiente (35%). Además, el comercio de maíz, trigo y una infinidad de recursos en el Mar Negro, quedaría suspendido. Debe recordarse que, en estas áreas Ucrania, Kazajistán y Rusia son los principales exportadores hacia Occidente.

En lo referente al precio del petróleo y otros commodities, la tensión aumentada entre Rusia y Ucrania tendría su punto más crítico.

La presencia de la OTAN en Ucrania no es del agrado de Rusia, la cual aumenta la tensión al apostar tropas de alto nivel en la frontera entre ambos países. Fuente: DW
La presencia de la OTAN en Ucrania no es del agrado de Rusia, la cual aumenta la tensión al apostar tropas de alto nivel en la frontera entre ambos países. Fuente: DW

El mercado de los hidrocarburos

Rusia es uno de los principales actores de la OPEP+. En ese sentido, cualquier conflicto que la involucre podría llevar el precio del petróleo a límites no deseados. Según analistas consultados en Yahoo Finance, el barril de crudo podría alcanzar los $150 dólares. Con ello, la inflación rozaría el 8% y la recuperación del PIB mundial se colocaría por debajo de 1%.

Recientemente, las autoridades de Alemania amenazaron con sancionar a Rusia con la paralización del gasoducto Nord Stream 2. Pero Europa sufriría las consecuencias de este hecho, puesto que el gas que se transportaría por allí desde Rusia, tendría como destino la UE. De hacer eso, Rusia podría responder cortando el flujo de gas que pasa por Polonia y Bielorrusia.

De esta manera, la tensión que existe entre Occidente y Rusia tendría como resultado un país con toda su infraestructura en escombros (Ucrania). Asimismo, el resto de las naciones, Rusia y la UE devastadas económicamente. Es poco probable que la OTAN emprenda una acción militar de respuesta frente a Rusia, puesto que es un país que cuenta con un temible arsenal nuclear.

No obstante, vendría una guerra de sanciones que causarían estragos económicos en ambos bloques geopolíticos.

Los mercados financieros estarían en uno de sus peores momentos, puesto que los inversores se llevarían sus capitales hacia activos de reserva, probando la caída de las principales bolsas mundiales.

La esperanza de las conversaciones

Pese a los temores, existen esperanzas de que ambos bloques militares se sienten a conversar y bajar las tensiones. Así, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, invitó a las autoridades rusas a reuniones cuyo objetivo serían suprimir los temores de las dos partes. Pese a ello, el Kremlin tiene una serie de exigencias que exige sean cumplidas antes de sentarse a negociar.

Entre ellas, es la retirada de la OTAN del suelo ucraniano, al que consideran la «línea roja». Las reuniones fueron propuestas y aunque no se conoce fechas para las mismas, estas hacen nacer cierta esperanza para los mercados de que la tensión con Rusia bajará.

Por otro lado, Rusia dice que nadie debe temer que despliegue tropas dentro de sus propias fronteras. Alegan que son un país soberano sobre su propio territorio y que sus militares tienen el derecho y el deber de moverse dentro de su propio país. Paralelamente, fustigó a la OTAN de llevar tropas a un país tan lejano para ellas como Ucrania, solo para provocar al Kremlin y luego acusarlos de «amenaza».

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -