lunes, mayo 27, 2024

Mercado de bonos en yenes enfrenta turbulencia

Alejandro Gil Rivero
Alejandro Gil Rivero
Alejandro es licenciado en comunicación social enfocado en las áreas de economía y finanzas.
- Publicidad -

Te puede interesar

Largos años de tasas extremadamente bajas en Japón crearon las condiciones favorables para los prestatarios de bonos en yenes. Sin embargo, eso estaría por cambiar ante la posibilidad de que el banco central decida tomar medidas agresivas en su política monetaria.

Tal situación se está convirtiendo en una fuente de incertidumbre entre los inversores japoneses y viene golpeando el sector de bonos corporativos. La demanda por estos últimos se viene debilitando de manera alarmante, a pesar de que las empresas se están apresurando a recaudar dinero. Esta actitud tiene como objetivo aprovechar las tasas bajas mientras duren.

«Existe una sensación de cautela en el mercado crediticio de que los tipos de interés negativos se levantarán en algún momento», expresa a Bloomberg Kentaro Harada, de SMBC Nikko Securities. «Los inversores se están volviendo cada vez más selectivos y cada vez es más difícil igualar las primas que exigen y lo que los emisores quieren ofrecer».

Con esto en perspectiva, se puede decir que el próximo año será de gran incertidumbre en este sector particular. Básicamente, las empresas se perderían la oportunidad de continuar recibiendo financiamiento barato. Pero esta es solo una cara de los problemas. Existe la posibilidad de que otros bancos centrales comiencen a recortar tasas al mismo tiempo de que el BoJ inicie la subida.

Los préstamos en yenes dejarán de ser una fuente barata de endeudamiento

Ahora que la incertidumbre en este sector se proyecta, los prestamistas evalúan varias posibilidades. Hasta ahora, los compradores buscan diferenciales más altos sobre los bonos denominados en yenes de emisores japoneses y extranjeros. No obstante, son pocas las opciones que tienen a la hora de endeudarse.

Según explica el citado medio, los giros hace que sea más complejo para los emisores encontrar niveles de precios que satisfagan la demanda de los inversores. De allí que busquen estructuras diversas como los bonos sin calificación y notas de tasas flotantes.

Por otro lado, como ya se mencionó, los bonos corporativos están en pleno retroceso. Se trata del tercer mes consecutivo de debilitamiento de esa demanda. Lo curioso de este retroceso es que se produce a pesar del aumento del 30% de la emisión interanual. En ese sentido, en lo que va de 2023, se emitió un equivalente de $121 mil millones de dólares en bonos corporativos.

Con todos estos elementos en perspectivas, los mercados están a la espera de lo que puede suceder con el banco central japonés. No debe perderse de vista que del sector crediticio depende el estado de las acciones en la bolsa. En palabras simples, una reacción en cadena negativa podría resultar de la actual incertidumbre en el mercado de bonos en yenes.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -