miércoles, febrero 1, 2023

Industria de chips seguirá en crisis en 2022, pero podría haber esperanza

Alejandro Gil Rivero
Alejandro Gil Rivero
Periodista de profesión, estudioso de la economía política clásica, capacitado para manejar una amplia gama de espacios que abarcan el mercado de valores, comercio internacional, criptomonedas y Blockchain. Para más detalles de mis publicaciones, contácteme en redes sociales.
- Publicidad -

Te puede interesar

Según expresó el analista Gokul Hariharan de JPMorgan, la industria de chips semiconductores tiene algunas esperanzas para el próximo año 2022. Sin embargo, esto no quiere decir que la crisis terminará en el corto plazo. Esto se debe a que la misma, según explicó, es estructural y no un asunto de movimiento de mercado.

Aunque este problema de escasez se arrastrará inevitablemente hasta el año próximo, el analista considera que la situación mejorará. Durante los primeros 6 meses de 2022, explica, los problemas seguirán. Pero a partir del segundo semestre comenzará a sentirse una mejoría progresiva.

Debe tenerse en cuenta que el problema con estos pequeños componentes, es que de ellos depende una gran variedad de productos. Desde aviones hasta teléfonos inteligentes y desde computadoras hasta vehículos requieren semiconductores como una de sus partes integrantes fundamentales. Incluso las máquinas de minar Bitcoin, las famosas ASICs, dependen de los chips.

La industria de chips es el petróleo del siglo XXI

El petróleo es considerado el recurso que mueve el mundo desde el siglo XX. Pero la industria de chips parece tomar su lugar en el siglo XXI. Nunca antes la industria en general fue tan dependiente de un solo componente como ahora con estos pequeños semiconductores que caben en la palma de la mano.

La creciente demanda de estos y la débil capacidad productiva de los mismos, hace que la crisis de escasez sea inevitable. Algunos analistas ubican el fin de la misma para 2023 o más allá. Esto último, teniendo en consideración la dificultad de investigación para la fabricación de estos elementos tecnológicos.

Actualmente, solo un puñado de empresas son capaces de crear semiconductores de alta gama. Otro tipo de chips de menos calidad son creados en mayor número, pero incluso así, esta variedad también está en déficit en relación a la demanda. Algunos gobiernos como el de Estados Unidos y el de China, están tomándose muy en serio el asunto y promueven la investigación en esta tecnología como una política de Estado.

De esta manera, la industria de los chips semiconductores se mantiene en un oscuro agujero y pocos saben cómo saldrá de allí. Para el mencionado analista de JPMorgan, no todo está perdido, y afirma que existen dos importantes señales de esperanza.

La diversificación y el incremento de la producción en China, son las dos esperanzas de JPMorgan para salir de la crisis de escasez en la industria de chips semiconductores.
La diversificación y el incremento de la producción en China, son las dos esperanzas de JPMorgan para salir de la crisis de escasez en la industria de chips semiconductores.

Los dos epicentros de esperanza para superar la crisis de semiconductores

Para Hiraharam, el primero de los escenarios esperanzadores es la investigación propia de las empresas para fabricar sus chips. Algunas fabricantes chinas y de otros países, trabajan aceleradamente para no depender de los semiconductores de las firmas conocidas. En ese sentido, en un plazo mediano de tiempo, las empresas que hoy requieren chips, estarían fabricando los suyos.

El analista espera que, para dentro de unos 3 o 4 años, muchas empresas tecnológicas sean autosuficientes en esta área. Esto último es viable, teniendo en cuenta que la mayoría de los equipos, por ejemplo, coches y teléfonos móviles, no requieren chips de alto rendimiento. Esto último, allana el camino para la creación propia.

De esta manera, la industria de los chips podría tener la primera esperanza. El segundo de los puntos generadores de esperanza, se basa en los planes del Partido Comunista de China. La economía de esa nación se rige por la planificación. En consecuencia, en el aspecto tecnológico, esta se enfoca en la creación a gran escala de chips en el menor tiempo posible. Para mayo, en China se fabricaban más de 30 mil millones de chips por mes con un crecimiento anual superior al 35%.

En otras palabras, los semiconductores de baja calidad, pero suficientes para una amplia variedad de productos, abundarán pronto.

Estos dos aspectos, la fragmentación de la producción y el auge de esta industria en China, son las grandes esperanzas. Aunque ambos aspectos alcancen madurez en 3 o 4 años, es a mediados de 2022, cuando se empiecen a notar que están dando los primeros pasos.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -