miércoles, febrero 1, 2023

La industria de chips en problemas debido a su capacidad contaminante

Alejandro Gil Rivero
Alejandro Gil Rivero
Periodista de profesión, estudioso de la economía política clásica, capacitado para manejar una amplia gama de espacios que abarcan el mercado de valores, comercio internacional, criptomonedas y Blockchain. Para más detalles de mis publicaciones, contácteme en redes sociales.
- Publicidad -

Te puede interesar

La dramática escasez de suministro global parece no ser el único problema al que se enfrenta actualmente la industria de chips semiconductores. El otro y no el menos dramático, se relaciona con las emisiones de gases de efecto invernadero, los cuales causan grandes problemas al ambiente. El calentamiento global se acelera debido a las emisiones de carbono a la atmósfera y esta industria parece ser un actor de primera línea.

Las grandes compañías de la rama TSMC, Samsung e Intel, son las principales apuntadas por la crítica en este terreno. Al mismo tiempo, sus directivos se comprometen a dar los pasos necesarios para disminuir su impacto en la desmejora de las condiciones ambientales.

Se destaca que la fabricación de estos microchips requiere grandes cantidades de energía y mucha de ella proviene de la quema de carbón. Un aspecto que agrega más preocupación al asunto, es la actual escasez de estos diminutos componentes. De esta manera, cualquier paso en falso, podría crear un problema más grave del que ya existe.

¿Qué podría ser peor en la industria de chips?

La alta capacidad de contaminación de la industria de chips semiconductores, contrasta con la monumental escasez de estos componentes en el mercado internacional. Como se sabe, estos diminutos repuestos son indispensables para numerosas ramas relacionadas con la tecnología. Desde aviones, hasta vehículos, microondas y teléfonos inteligentes dependen de ellos.

Esto da a entender que un movimiento mal calculado para disminuir el poder contaminante de la industria, podría provocar problemas en diferentes sectores. Por ejemplo, las fabricantes de autos retrasaron la salida al mercado de algunos de sus más recientes modelos. De haber un problema mayor, podría hablarse de la paralización completa de sectores industriales.

Teniendo esto último en consideración, se debe destacar que los pasos de las fabricantes de semiconductores deben ser más que cuidadosos. Mientras esta situación siga, se puede decir, tal como afirma CNBC, que los chips son escasos, pero la emisión de carbón está al tope.

De esta manera, se presenta el segundo gran desafío para toda la industria de chips. Superar ambos puede ser una tarea difícil, pero la misma es impuesta por las actuales condiciones ambientales y de mercado, las cuales presionan de manera simultánea.

La escasez de chips semiconductores no es el único problema al que se enfrenta esta industria liderada por TSMC. El otro, es su alta emisión de dióxido de carbono. Fuente: Financial Times
La escasez de chips semiconductores no es el único problema al que se enfrenta esta industria liderada por TSMC. El otro, es su alta emisión de dióxido de carbono. Fuente: Financial Times

La entrada en juego de las gigantes chinas

Pero si el poder contaminante de las mencionadas fabricantes de semiconductores es grande, el asunto podría ser mayor. Esto se debe al reciente anuncio de algunas de las gigantes tecnológicas de China, las cuales estarían preparándose para fabricar chips.

Entre estas empresas, se cuentan Alibaba, Tencent y Baidu. Las mismas intentan frenar las agresiones de las autoridades contra el sector tecnológico adoptando esta rama sugerida por el Partido Comunista para sus próximos dos planes quinquenales de desarrollo.

Estas firmas se sumarían a otras importantes de China y juntas podrían significar un avance en el incremento de la oferta. Al mismo tiempo, la industria de chips podría tornarse más contaminante teniendo en cuenta que China es el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo.

Según una investigación de 2020 por parte de Harvard, la mayor parte de la energía usada en la producción de semiconductores es renovable. No obstante, la parte de energía basada en carbón, aunque es mínima en porcentaje, representa mayor emisión que conocidas creadoras de vehículos.

Los pasos para superar la etapa contaminante ya se están dando. Por ejemplo, TSMC tiene como objetivo reducir a cero sus emisiones para el año 2050. Para 2030, el 40% de su producción se basaría en energía limpia. Pasos similares estarían dando Intel y Samsung.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -