lunes, noviembre 29, 2021

Cubanos evaden censura de Internet con tecnología norteamericana

Alejandro Gil Rivero
Periodista de profesión, estudioso de la economía política clásica, capacitado para manejar una amplia gama de espacios que abarcan el mercado de valores, comercio internacional, criptomonedas y Blockchain. Para más detalles de mis publicaciones, contácteme en redes sociales.
- Publicidad -

Te puede interesar

De acuerdo a importantes portales de noticias, 1.3 millones de cubanos evaden la censura gubernamental del Internet con ayuda de tecnología norteamericana. Se trata de la compañía de software Psiphon Inc. Esta firma, con ayuda del gobierno de Estados Unidos por medio de la fundación sin fines de lucro Open Technology Fund.

Para cumplir su tarea, Psiphon se vale de servidores proxy que «disfrazan el tráfico de Internet». De tal manera, la señal pasa por debajo de los métodos de censura que usan las autoridades de la isla. Según esta firma radicada en Toronto, se facilitó la transferencia de unos 600 terabytes de datos de los usuarios cubanos desde el pasado domingo.

Al mismo tiempo, aseguran que, desde el domingo, cerca de 1.4 millones de usuarios de Cuba utilizan su tecnología para acceder a la web. El pasado 11 de julio, se vivió una jornada de intensas protestas antigubernamentales en Cuba. En su mayoría se trató de protestas pacíficas. Las autoridades procedieron a denegar el acceso a varios sitios de Internet para evitar que la situación de descontento escale.

¿Qué ventajas tiene esta tecnología para los cubanos que evaden la censura?

El hecho de que actualmente miles de cubanos evaden la censura gubernamental con tecnología respaldada por Estados Unidos, llama la atención. Se destaca que el acceso a Internet por parte de los ciudadanos de la isla es uno de los más costosos en la región.

Esto último, se debe al embargo comercial, económico y financiero impuesto por el país norteamericano sobre Cuba desde 1962. El mismo impide a la mayor de las Antillas el acceso directo a gran variedad de servicios, entre ellos el Internet. Por ello, las autoridades utilizan intermediarios para comprar el acceso a precios por encima del estimado.

En ese sentido, resulta llamativo que Estados Unidos ahora quiera llevar un servicio que ellos mismos han negado desde hace décadas. Lo cierto del caso, es que las autoridades de la isla, encabezadas por el Partido Comunista, no han perdido tiempo en aplicar la censura. Esto para evitar un colapso del sistema político que los mantiene férreamente aferrados al poder desde 1959.

Por su parte, el gobierno de Biden asegura que está evaluando la posibilidad de restablecer de manera general el servicio de Internet en ese país. Paralelamente, los cuerpos de seguridad cubanos mantienen la censura y la persecución contra las personas organizadoras de las protestas. Según medios, algunos ya se encuentran en prisión.

Una ventana en medio de persecuciones

Otro de los aspectos esenciales de esta herramienta, es que permite a los cubanos divulgar los problemas que están viviendo actualmente. En provincias como Matanzas, las infecciones por el SARS-Cov-2, causan estragos y el sistema de salud colapsó totalmente. Algunas organizaciones aseguran que recibieron denuncias de miles de personas fallecidas sin recibir atención médica.

El segundo escalón de esta tragedia, es la falta de alimentos y productos de primera necesidad. Las órdenes de confinamiento, se deben cumplir con las limitaciones que genera la falta de alimentación. Estos factores, han llevado a la población a un límite que estallo el pasado domingo 11 de julio. Ese día se vivieron protestas similares a las de la última década del siglo XX («maleconazo», octubre de 1994) cuando se vivía la peor parte del denominado «período especial».

Por si no fuera suficiente con esa situación de penuria, las autoridades emprendieron una campaña de persecución contra los participantes en las protestas. Se trata, aseguran algunos analistas, de una operación de venganza contra la población por atreverse a protestar por sus derechos fundamentales.

Ante este escenario, para los cubanos contar con un servicio de Internet que permita mostrar los detalles de la situación interna sin censura, es fundamental. Las carencias de alimentos y medicinas, así como la represión interna, ahora podrán conocerse en el exterior gracias a que 1.4 millones de personas dentro de Cuba pueden contarlo.

Ahora los cubanos pueden esquivar la censura de internet con ayuda de tecnología amparada por Estos Unidos. Según datos, 1.4 millones de personas tienen ahora acceso libre a la red. Fuente: Bloomberg
Ahora los cubanos pueden esquivar la censura de Internet con ayuda de tecnología amparada por Estados Unidos. Según datos, 1.4 millones de personas tienen ahora acceso libre a la red. Fuente: Bloomberg

Una «guerra de fake news»

En el otro extremo, las autoridades de la isla, aseguran que el país vive una «guerra de fake news». Así, el canciller cubano Bruno Rodríguez, denunció que en Miami contrataron decenas de miles de bots para diseminar noticias falsas en contra de La Habana.

Este punto, es el eje sobre el que se ampara el gobierno para ejercer la censura sobre el acceso de los cubanos al Internet.

El periódico oficial del Partido Comunista, Granma, denuncia que los medios internacionales están publicando de manera «sesgada». En ese sentido, pone como ejemplo las masivas manifestaciones pro gubernamentales de este sábado, sobre las cuales los medios internacionales «no pronunciaron ni una sola palabra».

Paralelamente, reconocen que gran parte de las protestas fueron pacíficas. Sin embargo, aseguran que hubo focos de violencia contra la propiedad pública y tras esos actos, se encuentran ciudadanos con antecedentes penales. Muchos de ellos, denuncia una funcionaria en Granma, tenían beneficios judiciales como libertad condicional y, al cometer estas faltas, esos beneficios fueron revocados.

Otra de las denuncias de las autoridades es que, en algunos focos violentos de las protestas, participaron menores de edad. Finalmente, denuncian que desde Estados Unidos organizan un golpe de Estado contra el gobierno comunista, «contando con la complicidad de los medios de comunicación».

El acceso a la información debe ir más allá de las ideologías en pugna

No se requiere ser un experto en política internacional para descubrir que en torno a Cuba hay dos bandos. Unos reivindican una cruzada por la libertad y la democracia frente a lo que consideran una dictadura totalitaria donde se violan los derechos humanos. Los otros, reivindican la lucha por la soberanía, la independencia y la dignidad latinoamericanista, amparados en el derecho de los pueblos a autodeterminación.

Independientemente de cuál de estos bandos tenga la razón, el acceso a la información deben ser un derecho incuestionable. No obstante, lo que se vive es una abierta censura sufrida por los cubanos, quienes tienen prohibido acceder a Internet para denunciar los atropellos por los que pudieran estar pasando.

En esto radica la importancia de la iniciativa de la firma Psiphon. Debe destacarse que esta no es la única salida que tienen los ciudadanos para acceder a la red. Existe también la firma Thunder, la cual es usada por miles de jóvenes cubanos quienes evaden la censura exitosamente.

Con ambas opciones, pueden acceder a los servicios de redes de datos móviles en 3G y 4G. Las mismas, cabe destacar, son controladas por el Estado a través de la firma Etecsa.

Debe tenerse en cuenta que la principal fuente de acceso a Internet en la isla, es por medio de teléfonos móviles. Esto se debe a los altos costos que requiere mantener un servicio de wi-fi casero. Por ello, la censura que sufren los cubanos en la red, es principalmente por medio de sus celulares y con las mencionadas aplicaciones, muchos de ellos, evaden esas medidas restrictivas.

¿Cómo acceder a uno de estos servicios?

Según señalan algunos portales de noticias, los jóvenes cubanos se las ingenian para burlar la censura de las autoridades. «Hay que activar los datos y luego la VPN, y ponerla en la región de Estados Unidos. Después, poner el teléfono en modo avión por 5 segundos y al quitarlo, se conecta», relata una joven de La Habana.

Otro aspecto a considerar, es que el servicio de wi-fi privado no quedó suprimido en la isla. Pese a ello, el acceso al mismo es difícil debido al costo. También, gran parte de estos servicios presentan inconvenientes a la hora de conectarse a algunos servicios de mensajería como WhatsApp.

Las consecuencias de restringir el Internet podrían ser peor para las autoridades cubanas. Esto se debe a que aumentarían el descontento en la población que depende del uso de la red para trabajar desde casa o comunicarse con sus familiares.

El gobierno no se pronunció hasta el momento sobre la censura en la red. Lo más cercano a ello, fue la respuesta del canciller Bruno Rodríguez ante la pregunta de un reportero. Rodríguez expresó: «Es verdad que faltan datos, pero faltan medicamentos también», haciendo mención a los obstáculos del país para acceder a la compra de medicamentos.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -