miércoles, enero 26, 2022

La incertidumbre en el mercado inmobiliario chino se acentúa

Alejandro Gil Rivero
Periodista de profesión, estudioso de la economía política clásica, capacitado para manejar una amplia gama de espacios que abarcan el mercado de valores, comercio internacional, criptomonedas y Blockchain. Para más detalles de mis publicaciones, contácteme en redes sociales.
- Publicidad -

Te puede interesar

Aunque el caso Evergrande parece congelado en el tiempo y las pérdidas de sus acciones lucen controladas, el problema en el mercado inmobiliario chino persiste. Entre los inversores, la ansiedad es algo cotidiano teniendo en cuenta el hermético silencio de las autoridades. El mismo, es de vez en cuando roto por algún titular en los medios oficiales controlados por Pekín.

En lo que respecta a los inversores internacionales, acostumbrados a informaciones oportunas de otros mercados, estos aseguran que están en la oscuridad. Expresan que la falta de informaciones corporativas precisas y la total ausencia de claridad por parte de los creadores de las políticas, es extrema. Aparte de Evergrande, el sector inmobiliario como un todo, es presa de violentos cambios repentinos.

Aunque parezca existir cierta calma, explican analistas consultados en CNBC, los cambios son tan repentinos que no da tiempo de hacer movimientos. En ese sentido, el nerviosismo se extiende dada la incertidumbre en los cambios de tendencia en los bonos y las acciones relacionadas con el sector inmobiliario de ese país asiático.

¿Qué esperar del mercado inmobiliario de China?

Se trata de la pregunta más recurrente de los inversores del mercado inmobiliario chino. Sin embargo, la respuesta es tan simple como desconcertante: nadie puede saber salvo el Partido Comunista. Por ejemplo, las políticas de reformas son un misterio que los pronósticos de las mismas pocas veces dan en el blanco.

En el caso de las acciones de Evergrande, las mismas parecen entrar en una relativa fase de calma debido a algunas políticas estatales. De acuerdo a las mismas, el Estado hace todos los esfuerzos para depender menos en su desarrollo de los movimientos de ese sector. Debe destacarse que el mercado de viviendas representa un importante porcentaje de la economía del país.

Las declaraciones de las autoridades de que «el sector inmobiliario como un todo se encuentra saludable», parecen no convencer a los inversores. En consecuencia, aparte de Evergrande, un importante número de compañías se encuentran en medio de una gran volatilidad.

Según los analistas consultados en el citado medio, la falta de claridad solo se puede traducir en una decisión incuestionable para los inversores. Esta última no es otra que vender y alejarse del mercado inmobiliario chino. El problema con esto, afirma Jennifer James de Janus Henderson Investors, es que esos inversores probablemente no volverán.

Los inversores extranjeros en el mercado inmobiliario chino, aseguran que están en medio de la oscuridad. Fuente: Nikkei Asia
Los inversores extranjeros en el mercado inmobiliario chino, aseguran que están en medio de la oscuridad. Fuente: Nikkei Asia

Las autoridades parecen no sopesar el peligro

En lo concerniente a los creadores de las políticas para este y todos los sectores financieros de China, estas no parecen valorar las consecuencias. James considera que las reformas, que seguramente el gobierno emprende para hacer más atractivo el mercado, lo que hacen es tornarlo espantoso. Esto último, desde el punto de vista de los inversores internacionales.

A diferencia de Estados Unidos y otros mercados más abiertos al escrutinio, el de China se basa solamente en las declaraciones gubernamentales. Las mismas, diseñadas por el Partido Comunistas, son seguidas de tímidas y vacilantes comunicaciones empresariales que buscan no dañar su relación con esa organización marxista.

En ese contexto, los inversores más convencionales, deciden por colocarse al margen y esperar los siguientes cambios en el mercado inmobiliario chino. «No estoy muy segura de que los reguladores y las autoridades de China entiendan el daño que esto causa al mercado extraterritorial. Es evidente que muchos inversores no regresarán», lamenta Jennifer James.

Similares opiniones expresan los analistas de Rhodium Group. «La más significante señal política, es que no hay señal. Hay ausencia de decisiones claras sobre qué acciones concretas tomar para resolver la situación de Evergrande y detener el contagio en el sector inmobiliario».

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -