domingo, mayo 26, 2024

Los analistas del BofA creen que habrá «turbulencia» inmobiliaria

Alejandro Gil Rivero
Alejandro Gil Rivero
Alejandro es licenciado en comunicación social enfocado en las áreas de economía y finanzas.
- Publicidad -

Te puede interesar

Cuando se trata de crisis que afectan el mercado inmobiliario de Estados Unidos, es inevitable pensar en el desplome de 2008. Sin embargo, los analistas del BofA, aunque creen que habrá una fuerte «turbulencia», descartan un colapso similar al de hace 15 años.

Las condiciones macroeconómicas son el principal impulsor de la crisis que se levanta en este y otros mercados neurálgicos de la principal economía mundial. Para los expertos de la citada institución financiera, las señales son completamente distintas a la del crash de 2008.

En una nota citada por Yahoo Finance, los economistas creen que la sacudida que esperan se parece más a una ocurrida hace cuatro décadas. Comentan que ahora no hay un ambiente de desarrollo excesivo por parte de los constructores. Asimismo, tampoco hay señales de sobre apalancamiento por parte de propietarios y compradores.

En consecuencia, el mercado de viviendas se enfrenta a los dolores de cabeza de una política restrictiva por parte del banco central. Esto último, como ya se mencionó, tiene mayor similitud con la situación de 1980 que con la crisis de 2008.

Los analistas del BofA no descartan problemas serios

Aunque los analistas del BofA promueven la tranquilidad de que no habrá un colapso total, no excluyen posibles problemas serios. Remarcan que existen diferencias determinantes entre las condiciones de ahora y las de 2008. Entre estas últimas se puede destacar la de la banca sombría.

«Si analizamos las recesiones inmobiliarias anteriores, creemos que la década de 1980 es una mejor analogía para el mercado actual que la crisis inmobiliaria de 2008», expresaron Jeseo Park y Michael Gapen, analistas del mencionado banco.

Reafirman que la posibilidad de que los tipos de interés se mantengan altos por mucho más tiempo es una garantía de problemas. Vale la pena mencionar que las similitudes de este contexto con 1980 van más allá de las tasas. A esto se suma una inflación fuerte que se niega a abandonar la escena.

Todavía están por verse las consecuencias de esta política monetaria en los presupuestos de los compradores de viviendas. Antes de llegar allí existen varios checkpoints como el sector empleo y el consumo minorista. De cualquier manera, parece cuestión de tiempo para que el sector de bienes raíces sufra una fuerte sacudida que podría llevarse a los más desprevenidos.

Los analistas del BofA consideran que el hecho de que no habrá un colapso como el de 2008 no se traduce en un ambiente libre de riesgos. «Si bien hasta cierto punto las ventas de viviendas pueden verse respaldadas, las tasas hipotecarias persistentemente altas deberían hacer que la decisión de comprar una casa sea más desafiante en el corto plazo», alertan.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -