lunes, diciembre 6, 2021

China celebra un siglo de vida del Partido Comunista

Alejandro Gil Rivero
Periodista de profesión, estudioso de la economía política clásica, capacitado para manejar una amplia gama de espacios que abarcan el mercado de valores, comercio internacional, criptomonedas y Blockchain. Para más detalles de mis publicaciones, contácteme en redes sociales.
- Publicidad -

Te puede interesar

Este jueves, China celebró un siglo de vida de la organización política que lleva las riendas de la nación desde hace más de 70 años. Se trata del Partido Comunista, estructura que nació al calor de las luchas de la empobrecida china del siglo XX. Los 100 años de vida de este partido, están plagados de aciertos, errores (y horrores), que han moldeado todos los aspectos de la sociedad china contemporánea.

A diferencia de otros partidos comunistas del mundo, que florecieron para luego desaparecer con estrepitosos fracasos, el PCCH encontró la senda del éxito. Por ejemplo, PCUS (de la Unión Soviética), consiguió sentar las imponentes bases industriales y económicas de la actual Rusia. Sin embargo, sumido en sus errores, fue incapaz de adaptarse a los cambios.

Por su parte, su semejante chino, desarrolló una teoría original con lo que ellos denominan «el socialismo de mercado». En ese sentido, la economía china mezcla elementos del capitalismo, permitiendo florecer las industrias privadas, pero dentro de la celosa supervisión del Estado. En otras palabras, el capitalismo está domesticado dentro del modelo de planificación comunista.

Un breve repaso de cómo inició ese siglo que hoy celebra China

La sociedad china celebra lo que ellos consideran un siglo de «dignidad». Esa nación fue blanco de humillaciones durante años por parte de potencias como Inglaterra y Japón. Los recuerdos amargos de las masacres británicas contra la población civil, siguen vivos en la memoria colectiva.

En el siglo XIX, China intentó poner fin al narcotráfico de opio para proteger a su población de esa sustancia. Como respuesta, Inglaterra invadió al país asiático por tal medida. Asimismo, las atrocidades de la ocupación japonesa en el siglo XX son otro recuerdo doloroso.

Con ese peso encima, un pequeño grupo de nacionalistas fundó el partido comunista en 1921. Al poco tiempo, el partido creó el Ejército Popular de Liberación (EPL) para unir fuerzas al gobierno democrático en la lucha contra los invasores japoneses. Tras la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial (1945), China alcanzó su independencia.

Sin embargo, el país, aparte de estar sumido en el atraso medieval, estaba en ruinas por la guerra. Ante sí se presentaban dos caminos: pedir ayuda a sus antiguos verdugos para desarrollarse o alcanzarlo con sus propios medios. El primero de estos caminos, lo pregonaba el gobierno democrático del Kuomintang. El segundo, por el Partido Comunista. Las hostilidades no tardaron en salir a flote con la guerra civil.

Esta guerra concluyó con la toma de Pekín por parte del EPL en 1949 y la huida del Kuomintang hacia la isla de Taiwan. Desde entonces, el Partido Comunista controla al país y Taiwan se mantiene aislada. Las heridas de esa enemistad siguen abiertas y, mientras china celebra un siglo del partido, Taiwan lamenta haber permitido su formación.

Lo que vino después

Tras la llegada al poder, los comunistas no tenían idea de cómo dirigir un país, y menos aún de las dimensiones de China. Las condiciones de atraso, miseria y las constantes hambrunas hacían todo más difícil. La simpatía popular que levantaron los comunistas, pronto se convirtió en terror.

La incapacidad para gobernar, llevó al partido a cometer errores que condujeron a amargas hambrunas. En su afán por mantenerse aferrados al poder, todo intento de cambiar el caos generalizado, era castigado de manera violenta. Masacres, desapariciones y constantes violaciones de derechos humanos fueron la norma.

Pero China consiguió la clave del éxito económico luego de varios experimentos fracasados como «El gran salto hacia adelante» o la «Revolución Cultural». Estos tristemente célebres experimentos, fueron idea de Mao Tse-tung al estilo más ortodoxo copiado de la Unión Soviética.

Tras la muerte de Mao, la dirección del Partido Comunista fue asumida por una línea que pregonaba un «socialismo con características propias». A finales de la década de 1970, Deng Xiaoping, dio un vuelco en el programa económico, alejándose de la ortodoxia y creando la «domesticación del capitalismo para alcanzar los fines socialistas».

En medio de un orgulloso despliegue tecnológico, fruto de su poderosa economía e industria, China celebra un siglo de la fundación del Partido Comunista. Fuente: AFP
En medio de un orgulloso despliegue tecnológico, fruto de su poderosa economía e industria, China celebra un siglo de la fundación del Partido Comunista. Fuente: AFP

Todo fue reformado, excepto la omnipotencia del Partido

En 1978, comenzó la verdadera China que hoy celebra un siglo de historia de su partido. Es a partir de esa fecha que el país dio sus primeros pasos como potencia económica. El actual estatus de China como superpotencia mundial, llegó en apenas 43 años. Se trata de un innegable éxito. Pese a ello sus prácticas antidemocráticas nunca se reformaron.

Las constantes violaciones a los derechos humanos, siguen manchando cada éxito de la nación asiática. Uno de los episodios que más sacudió la realidad que se esconde detrás de la prosperidad económica, fue la masacre de Tiananmen de 1989. Los estudiantes que pedían la extensión de las reformas del sistema económico hacia el sistema político, fueron salvajemente masacrados.

El más reciente caso de la omnipotencia del Estado, es el tratamiento de las protestas en Hong Kong. Asimismo, se destaca la persecución contra la disidencia y el encarcelamiento de opositores políticos. Se trata de una práctica en la que China se siente impune, apoyada por su poderoso ejército.

La transición de país medieval a superpotencia

En medio de las ceremonias en las que China celebra un siglo de la fundación del Partido Comunista, no falta el orgullo de sus alcances. El papel totalitario en lo político y la mala imagen del país en ese sentido, no anula la asombrosa transformación económica del país.

El éxito económico, industrial, militar y tecnológico, ha hecho palidecer a potencias que hasta hace pocos años consideraban a China un país subdesarrollado. La capacidad comercial y su mano de obra barata y calificada, le permiten apoderarse de prácticamente cualquier mercado sin conseguir resistencia.

El alto nivel tecnológico de China, alarma a Estados Unidos, quienes no dudaron en desatar una guerra comercial para evitar ser absorbidos. De China depende el mundo tecnológico y tratar de igualarla es una tarea más costosa que adquirir su económica y avanzada tecnología.

La Inteligencia Artificial, la Blockchain y un infinito universo de FinTechs, inundan el panorama de una pujante economía. En ella se incluyen gigantes como Alibaba con sus sistemas de pago (Alipay), usado por 800 millones de personas. Para medir esta magnitud, se puede comparar con los 30 millones de usuarios de la aplicación móvil del Bank of America. Se cuentan compañías de vehículos eléctricos con características iguales o superiores a Tesla. Incluso, un programa espacial con el que ejecutan exitosas misiones a la Luna y Marte.

Resumen en datos

  • China no es un sistema democrático, sus ciudadanos no tienen el derecho de elegir libremente sus opciones ideológicas.
  • Tratar de reformar el orden existente, se castiga duramente por las autoridades.
  • La iniciativa privada, si no se ajusta a los planes quinquenales de desarrollo del Partido, es rápidamente desmantelada.
  • Pese a ello, el Partido Comunista ha logrado una transformación de enormes magnitudes en la economía, las cuales son imposibles de negar por parte de los rivales de China.
  • Muchas potencias que anteriormente consideraban a China un país tercermundista, ahora se ven obligados a pedir transferencia tecnológica y acuerdos de comercio con Pekín.

Las opiniones y puntos de vistas expresados por el autor de este trabajo, no coinciden necesariamente con la línea editorial de EQI.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -