domingo, marzo 3, 2024

Las inversiones en cobre estallarán en cualquier momento

Alejandro Gil Rivero
Alejandro Gil Rivero
Alejandro es licenciado en comunicación social enfocado en las áreas de economía y finanzas.
- Publicidad -

Te puede interesar

Según expertos de distintas instituciones de Wall Street, las inversiones en cobre son una de las principales cartas alcistas en el mundo financiero. El metal se presenta como una de las apuestas más seguras en la actualidad debido a diversos factores que tratamos de explicar a continuación.

El primer factor es la desinversión en la minería de este metal en todo el mundo. El desinterés es provocado por una fuerte caída de los precios. Incluso, en enero de este año, el metal se puso a apenas cuatro puntos porcentuales den entrar en mercado bajista. El segundo factor de importancia son las políticas verdes.

En consecuencia, en algunos años la demanda del cobre será tal que la oferta será incapaz de atenderla. Para ese entonces se producirá un boom en las inversiones y en la demanda. El resultado será que los precios podrían subir hasta un +50% para 2025, según analistas de Citigroup. Y no se trata de una exageración, las posibilidades de crecimiento están por encima de cualquier otro commodity.

Las inversiones en el cobre no tardarán en llegar

Aunque las inversiones en el cobre no están en el mejor de los momentos, los capitales saben perfectamente lo que viene. No se trata de cualquier commodity, sino de la tercera más comerciada en el mercado internacional. A pesar de lo plano del mercado, su valor se mueve mejor que el petróleo o el zinc.

Al momento de redactar, el precio del cobre se coloca en $8,293 dólares por tonelada en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus iniciales en inglés). Para enero de este año, el metal se cotizaba en $9,435 dólares. Este notable retroceso tiene dos fuentes principales: el ambiente macroeconómico en Occidente y la decepcionante recuperación de China.

Vale la pena mencionar que el cobre es generalmente tomado como un indicador muy preciso de recesión. De hecho, en el mundo de los analistas le califican como “Dr. Copper”. A diferencia del oro, el cobre tiene un uso masivo en el mundo real. De tal manera, la industria lo compra cuando hay crecimiento económico y oportunidades de inversión. Por otro lado, el oro lo compran como un activo de reserva frente a crisis.

De lo dicho arriba se puede concluir que en un mercado donde el oro se cotiza positivo frente al cobre, la economía no va a otro lugar que al piso. Las bajas inversiones y el precio del cobre se pueden asumir como una señal gris para la economía global en el corto plazo. “La relación cobre-oro se ha debilitado, lo que sugiere una actividad económica débil“, comenta a Fortune Chris Verrone, de Strategas Research Partners.

El metal visto a futuro

Pero en este trabajo el asunto del cobre no se limita al corto plazo, sino a la explosión que tendrá en su precio en el largo tramo. Según el analista de materias primas de Citigroup, Max Layton, el precio del metal experimentará una explosión casi segura. Para este experto, no será necesario esperar un plazo muy largo de tiempo, sino que en 2025 habrá resultados evidentes. Para esa fecha el valor de la tonelada de cobre se colocará entre $13-15 mil dólares, comentó a Bloomberg este miércoles.

¿Por qué hay tanta seguridad de que el precio del cobre subirá? Como ya se dijo arriba, la transición será el motor de esta explosión de la demanda del metal, a la que se suma la pobre inversión actual. En otras palabras, cuando la industria requiera cobre en grandes cantidades, la oferta será incapaz de satisfacer esa demanda debido al desinterés de los inversores.

¿Para qué quiere cobre la industria verde? Aunque a muchos pueda chocar la idea, la transición verde requiere que se aumente la explotación minera de cobre. Según un informe de 2022 de la Copper Development Association, los coches eléctricos utilizan 10 veces más cobre que los coches tradicionales. Está previsto que la producción de coches eléctricos experimentará una crecida escandalosa en las próximas décadas.

Las inversiones no tardarán en apoderarse del mercado del cobre gracias a que el metal es uno de los mejores conductores de energía. De tal manera, la producción de energía limpia requiere transportadores eficientes y el cobre es el campeón en eso.

La oportunidad está en la actual caída del precio

La caída de la demanda del cobre desde sectores como la construcción y los bienes de consumo son la fuerza que oprime el resorte. No obstante, al pasar la recesión que aguardan los expertos y se reanime la industria, es de esperar que el valor del cobre se torne fuertemente alcista.

Esta última es la opinión de millonarios del sector como Robert Friedland, inversor de minería y fundador de Ivanhoe Miners. En una conversación con Bloomberg se manifestó “extremadamente alcista” con respecto al cobre y señaló que la caída actual es un fenómeno temporal.

Estamos enfrentando una crisis por encontrar suficiente cobre“, expresó. “Creemos que necesitamos extraer tanto cobre en los próximos 25 años como se ha extraído en toda la historia de la humanidad“, agregó.

En la misma sintonía se manifestó Simon Morris, de la firma de investigación CRU. En una entrevista con Reuters el mes pasado, dijo que la producción no tiene posibilidades de satisfacer la demanda que está a las puertas.

Según los cálculos de este experto, la inversión en cobre debe aproximarse a $105 mil millones de dólares para producir 6,5 millones de toneladas de nueva capacidad. Todo esto debe realizarse durante la próxima década para hacer coincidir medianamente la oferta con la creciente demanda.

Todos estos son elementos alcistas en los que coincide el grueso de los analistas. La actual tendencia bajista se basa en la situación de Occidente y la lentitud de crecimiento de China. Ambos factores son eminentemente temporales.

“Un frenesí de compras

El citado analista de Citigroup, Layton, dice que el prospecto bajista actual es el más potente indicador de la próxima explosión del precio del cobre. El cobre se está convirtiendo rápidamente en un activo de referencia para los inversores que buscan exposición a la transición energética, comenta. En ese sentido, es probable que inicien una acumulación tan pronto como la sombría situación económica de señales de mejoría.

Eso preparará el escenario para un frenesí de compras a medida que los pedidos de los fabricantes de automóviles y los operadores de la red fluyan“, expresa. Para Citi, no pasará mucho tiempo para que los inversores actuales vean buenos resultados, y por ello llama casi desesperadamente a sus clientes a que inviertan en cobre.

El banco pronostica que el aumento de las asignaciones de los inversores de seguimiento de índices y los fondos de cobertura jugarán un papel protagónico. Estos apuntan a un impulso del posicionamiento alcista neto en el mercado de cobre hasta alrededor de 4 millones de toneladas para 2025. Esto último equivale al 20% del suministro mundial y el doble del pico anterior visto en 2021.

Las inversiones en cobre deben acelerarse para cumplir con la demanda de la próxima década.
La demanda de cobre de la industria de coches eléctricos para 2027 será monumental. Fuente: Copper Alliance

El rally del petróleo de 2008 parecerá un juego de niños

Si todos los elementos nombrados arriba confluyen, y el uso se dispara, las inversiones fuertes no tardarán en hacerse presentes. Así, el aumento de la actividad de cobertura de fabricantes de automóviles podría agregar hasta un millón de toneladas más en posiciones largas, explica el banco.

Tal ensanchamiento generaría una muralla de dinero en los mercados de futuros. Todo esto, en un momento en que la demanda comenzará a superar a la oferta en la industria física. Esto llevará el precio del cobre a un nivel histórico, según el prestamista.

Si desea realizar un comercio de productos básicos de descarbonización, el único producto verdaderamente líquido es el cobre. Y es más líquido por una milla del país“, apunta Layton. “Las características únicas del cobre significan que podrían hacer que la carrera alcista del petróleo de 2008 parezca un juego de niños“.

Con este telón de fondo, el banco recomienda encarecidamente las inversiones en cobre. Dice que el precio podría bajar un poco más si realmente llega una recesión. Pese a ello, teniendo en cuenta el prospecto alcista, no importará si se compra ahora o un poco más abajo. En palabras sencillas, pide a los inversores que abran posiciones en cobre mientras las condiciones macroeconómicas mantengan su precio actual.

Los datos

El impacto del crecimiento de la industria de coches eléctricos influirá en el mercado del cobre por las siguientes razones:

  • Para 2027, unos 27 millones de coches eléctricos desgastarán el pavimento en el mundo desde los 3 millones de 2017.
  • Como consecuencia de lo anterior, la demanda de cobre para 2027 será de 1,74 millones de toneladas desde las 185.000 toneladas de 2017.

Descargo de responsabilidad: este trabajo tiene fines exclusivamente informativos y, bajo ninguna circunstancia, se debe asumir como una invitación o asesoría de inversión.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -