viernes, octubre 22, 2021

Petróleo en $80 dólares conduciría a la destrucción de la demanda

Alejandro Gil Rivero
Periodista de profesión, estudioso de la economía política clásica, capacitado para manejar una amplia gama de espacios que abarcan el mercado de valores, comercio internacional, criptomonedas y Blockchain. Para más detalles de mis publicaciones, contácteme en redes sociales.
- Publicidad -

Te puede interesar

El precio del petróleo continúa subiendo de manera dramática y la barrera de los $80 dólares no parece ser el objetivo en estos momentos. Para los alcistas, se trata de un panorama muy prometedor, teniendo en cuenta que la demanda se mantiene en una proporción considerablemente alta. Pero esto podría llevar a otro peligro, la destrucción de la demanda, alertan analistas de Morgan Stanley.

El valor de $80 dólares estadounidenses por barril, parece ser insostenible para las economías importadoras de este recurso. En ese sentido, la inflación en Estados Unidos y Europa sube considerablemente debido a los crecientes costos del combustible. Con el invierno a las puertas, la demanda de hidrocarburos sube como la espuma.

Al mismo tiempo, la OPEP+ parece hermética con sus planes de aumento de producción. Desde la pasada reunión, el cartel acordó agregar a la producción unos 400.000 barriles mensuales hasta el primer trimestre de 2022, cuando se alcancen los niveles previos a la pandemia. En otras palabras, la demanda y la oferta parecen llevar ritmos totalmente distintos.

¿Por qué la demanda no tiene capacidad para soportar el petróleo a $80 dólares?

Como ya se resaltó, el barril de petróleo en $80 dólares, genera una gran cantidad de problemas en la economía de países importadores. La primera de ellas es la inflación. Por ejemplo, en Estados Unidos, la Reserva Federal tiene un porcentaje objetivo de un 2.5% para finales de 2022 y 4% para finales de 2021. Sin embargo, con los precios de los commodities, parece que esas metas serán aplazadas.

A esto se debe sumar que, a las puertas del invierno, la situación parece agudizarse. La demanda parece prometedora debido a la escasez en Europa, particularmente en Reino Unido. En este último país, las autoridades se esfuerzan por ocultar la escasez de combustible y achacan el desabastecimiento enteramente a la no menos preocupante falta de conductores.

Teniendo claro el contexto en que los precios de los hidrocarburos, principalmente el petróleo, seguirán subiendo, la pregunta es ¿los países demandantes aguantarán? Para los analistas de Morgan Stanley, es probable que los altos precios destruyan la demanda, es decir, que los compradores dejen de comprar petróleo por no poder pagar los altos costos.

De esta manera, el barril de petróleo en $80 dólares, aunque luzca como una buena fuente de ingresos para los productores, podría romper el equilibrio. Las consecuencias de que esto suceda podrían ser devastadoras y traer un episodio de caos en Estados Unidos y Europa similar al del embargo petrolero de la década de 1970.

Para el banco Morgan Stanley, el precio del barril de petróleo en $80 dólares, puede conducir a la destrucción de la demanda. Fuente: Eleconomista.es
Para el banco Morgan Stanley, el precio del barril de petróleo en $80 dólares, puede conducir a la destrucción de la demanda. Fuente: Eleconomista.es

$80 no parece ser el pico de los precios del crudo

Toda esta situación de caos podría producirse con el precio del petróleo en $80 dólares o un poco más. No obstante, este parece que no es el pico al que apunta el valor de mercado de esa materia prima. De acuerdo al banco Goldman Sachs, el precio del barril en el índice Brent, alcanzaría los $90 dólares en el plazo breve.

«Los precios del petróleo están desconectados de los costos marginales de suministro. Más aún, se están trasladando hacia niveles en los que amenazan con destruir la demanda», alertó el banco Morgan Stanley el pasado mes de junio. Ahora, en una reciente comunicación el pasado martes, afirma que esa sigue siendo su postura.

Al mismo tiempo, consideran que el nivel para determinar la destrucción de la demanda es difícil de determinar. Podría ubicarse en un aproximado de $85 dólares por barril, consideran los analistas de esa institución.

Por su parte, de cumplirse los pronósticos de Goldman, de un precio a $90 dólares por barril, los problemas estarían garantizados.

Una carta bajo la manga

Por otra parte, se destacan los problemas de producción en Estados Unidos causados por el huracán Ida. Según el medio Barrons, este fenómeno meteorológico habría afectado el 10% de la producción de ese país, siendo el elemento de mayor influencia en la subida del precio del petróleo hasta los $80 dólares.

Llegados a este escenario desesperado, Estados Unidos podría sacar su carta bajo la manga: Venezuela. El país sudamericano cuenta, de lejos, con las mayores reservas petroleras del mundo y las mismas se encuentran dormidas debido a las sanciones de Washington contra la gigante PDVSA. Este país, de producir cerca de cuatro millones de barriles diarios en 2013, ahora produce alrededor de un millón.

Actualmente, las clases políticas se encuentran en proceso de diálogo, lo que permitió que la Casa Blanca anunciara el levantamiento parcial de algunas sanciones. De reactivarse PDVSA en la arena internacional en 2022, millones de barriles venezolanos inundaría el mercado provocando la baja del precio del barril de petróleo.

Hasta ahora, se trata de algo incierto. Mientras tanto, el petróleo se mantiene en $80 dólares por barril y amenaza con ir a más. Al momento de cerrar la nota, el precio del crudo Brent, es de $79.01 dólares. El índice WTI se ubica en $75.35 y la cesta OPEP en $77.73 dólares por barril. Datos tomados de oilprice.com.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -