jueves, junio 17, 2021

China estipula un crecimiento del 6% en su PIB para 2021

David Fuentes
Estudiante de Relaciones Internacionales y Derecho en la Universidad Central de Venezuela. Interesado en el estudio de la economía internacional, así como del desarrollo y aplicabilidad de los derechos de Propiedad Intelectual a nivel global.
- Publicidad -

Te puede interesar

La nación asiática es siempre un tema central dentro de las relaciones internacionales. Hoy, China estipula un crecimiento en su PIB que orbita el 6%; un número que sin duda parece modesto para sus capacidades exhibidas en la actualidad. Aquí te ofrecemos un panorama detrás de este factor.

Expectativas de China para este 2021

China es un Estado que se ha caracterizado por mostrar un crecimiento económico abismal en los últimos años. Mientras estudiosos de la economía internacional postulan un crecimiento del 3% como un objetivo sano y deseable, la nación asiática nos tiene acostumbrados a valores que van del 6% al 14% anual.

En el seno de distintos organismos internacionales, existe el consenso de que China podría fácilmente mantener un promedio de crecimiento del 7,9% durante este año. Y es que hay que recordar que durante el 2020, aun en medio de la pandemia, ya la potencia asiática mostraba datos interesantes en materia económica.

Crecimiento del PIB trimestral de China del 2020 con respecto al periodo anterior. Fuente: Statista
Crecimiento del PIB trimestral de China durante el 2020 con respecto al periodo anterior. Fuente: Statista

Con esto en mente, resultan interesantes las palabras del primer ministro Li Keqiang, cuando establece durante su aparición en la ceremonia de apertura del Congreso Nacional del Pueblo chino, que la potencia oriental apunta a un crecimiento del 6% para el 2021; un avance, que en primera instancia, parece muy fácil de superar. De esta forma, Li comenta:

«Al establecer el objetivo de crecimiento del PIB por encima del 6%, hemos dejado abiertas las posibilidades, lo que significa que, en la entrega real, puede haber un crecimiento aún más rápido».

Prudencia dentro del partido comunista

Si China estipula un crecimiento por debajo de lo esperado, esto no necesariamente debe ser interpretado como una señal de alarma dentro de la economía de la nación asiática; por el contrario, puede entenderse como una señal de prudencia dentro de la política del Estado.

La interconectividad e interdependencia son características propias del sistema internacional, y de los procesos en las relaciones económicas a nivel global. Con esto en mente, es necesario recordar que China es el mayor exportador de manufacturas del mundo. Un tercio de todas las mercancías importadas a nivel mundial posee el sello «Made in China»; del mismo modo, valdría la pena recordar las cuantiosas inversiones que ha hecho la potencia en los 5 continentes.

Dicho esto, vale decir que incluso cuando se espera que el mundo pueda superar la crisis actual del COVID-19 durante este 2021, no hay razones para pensar que este proceso no vaya a ser desigual. De esta forma, resulta lógico dejar un margen a la duda a la espera de que sus socios comerciales puedan reactivar sus economías, y mejorar sus capacidades con vistas a la importación.

Otro elemento relevante a tener en consideración, es la dependencia de la economía china al sector energético internacional; un área sumamente volátil y altamente susceptible a los posibles reveses que pueda encarar el mundo de cara a su restauración.

Un viraje en la producción

Pero esto no acaba aquí; ya que, aun entendiendo las cuantiosas incertidumbres que encara la administración de Xi Jinping en el plano internacional; también debemos entender los esfuerzos que hace china, no solo para aumentar sus productos en términos cuantitativos, sino también para mejorar en términos de calidad. Así, expertos de «Eurosia Group» explican:

«Xi Jinping transmite un mensaje a los funcionarios locales y al resto del sistema: no se esfuercen por alcanzar el objetivo de crecimiento, céntrese en la calidad del crecimiento, y creemos que eso es exactamente lo correcto».

Con todo esto en mente, es fácil concluir que, pese a que China estipula un progreso discreto para este año; en realidad, estamos ante una cifra que no representa un reto para la economía de la potencia asiática. Vale decir que un crecimiento del 6% anual, fácilmente le permitiría a China superar a los Estados Unidos como primera economía mundial en un periodo no mayor a los 8 años.

Así, las expectativas expuestas por Li Keqiang responden más a la inteligencia con la que la administración de Xi Jinping canaliza su economía, que a complicaciones en el proceso de crecimiento económico de la potencia oriental.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -