lunes, junio 17, 2024

Nadie quiere pesos argentinos: El colapso de la moneda da un vuelco en el mercado

Belén Alfonsi
Belén Alfonsi
Futura internacionalista. Apasionada de la economía global y de todos los avances tecnológicos y sociales del mundo, orientados hacia las tendencias actuales.
- Publicidad -

Te puede interesar

La segunda economía más grande de América del sur está siendo azotada por una crisis sin precedente. Ahora, compite en la depreciación del peso argentino, con países que han roto récords de devaluaciones monetarias en la región como Venezuela. Así, los inversores se enfrentan a la realidad de que nadie quiere pesos argentinos.

Los intentos de parte del gobierno de Argentina por corregir este ritmo decadente que la divisa está demarcando, está causando estragos en todo, desde las finanzas del hogar hasta la producción y venta de bienes comunes.

Estas medidas, que incluyen impuestos sobre las compras de dólares oficiales, sumado a que algunas empresas reestructuran sus deudas denominadas en dólares, han fracasado.

Por consiguiente, provocó que la brecha entre el tipo de cambio oficial y el del mercado negro sea la más amplia desde 1989 en el país, sin impulsar las reservas internacionales. Algunos analistas señalan que puede haber una gran devaluación en el horizonte a pesar de la negación pública del presidente Alberto Fernández.

El verdadero valor del peso argentino ante esta crisis

Esta crisis ya ha tocado el punto donde los tipos de cambio paralelos están haciendo cuesta arriba la vida de las empresas locales. Obstaculizando así su capacidad para planificar y ahorrar a largo plazo.

Un claro ejemplo de esta situación es que cualquier cambio en la tarifa oficial impacta inmediatamente en los precios de los materiales y mercancías necesarias para los comerciantes. Además, algunos proveedores trabajan con precios atados a un nivel intermedio entre el dólar oficial y la tasa del mercado negro.

La depreciación del peso argentino ha acarreado que muchos inversores consideren que nadie quiere pesos argentinos.
La depreciación del peso argentino ha acarreado que muchos inversores se refugien en el dólar, impulsando aún más su valor. Fuente: Bloomberg

Y los nuevos precios cada semana no ayudan al crecimiento de la empresa privada. Por ello, el verdadero valor del peso argentino se hace cada vez más confuso. Y disperso entre sus fluctuaciones de la tasa oficial y el mercado negro.

Así, esta brecha cada vez mayor entre el tipo de cambio oficial y el paralelo está avivando los temores de los consumidores de que se avecina una gran devaluación. Mientras tanto, la inflación anual cercana al 40% se suma a la sensación de que la moneda local está perdiendo valor rápidamente.

Como resultado, muchos argentinos se apresuran a descargar sus pesos a toda costa. «Nadie quiere pesos argentinos, así que a los clientes ya no les importan los precios», dijo Pablo Gaytán, copropietario de Corralón Ciudadela, un negocio local en la provincia de Buenos Aires que vende materiales de construcción. La escasez de suministros en medio de un estricto bloqueo por la pandemia, se ha sumado a la incertidumbre, dijo.

La escasez de importaciones también está afectando al precio del peso

Como una medida para equilibrar esta crisis con el peso argentino, las importaciones fueron reguladas para evitar que los dólares fluyan fuera del país. Lo que ha provocado una escasez de productos clave del exterior.

Y esta depreciación del peso argentino no sólo afecta al sector privado, también influye en el rubro de los comercios de primera necesidad como el mercado nacional de alimentos. Pues, según Pablo Ricatti, quien dirige una empresa que elabora panecillos para hamburguesas y hot dogs. «Hay escasez de productos que tienen algunos componentes importados, como la mostaza».

¿Una nueva crisis inmobiliaria acecha a Argentina?

Una práctica común en Argentina son los bienes raíces. Y vender propiedades argentinas en dólares estadounidenses, en lugar de pesos argentinos es también un común denominador en la región.

Así mismo, algunos propietarios también han comenzado a poner precio a los alquileres en billetes verdes. Sin embargo, la falta de confianza en la dirección del peso dificulta la determinación de los costos futuros de la vivienda. Pues, es muy difícil para el propietario del hogar pronosticar precios con esta volatilidad.

Finalmente, la crisis en Argentina promete extenderse por un tiempo, causando estragos a largo plazo en el desempeño económico de uno de los países latinoamericanos que desempeñaba su papel como economía relevante de la región.

¿Qué deparará los años venideros para el peso argentino si esta crisis no se frena cuanto antes?

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -