martes, enero 25, 2022

Países consumidores de petróleo ejercen presión máxima sobre la OPEP+

Alejandro Gil Rivero
Periodista de profesión, estudioso de la economía política clásica, capacitado para manejar una amplia gama de espacios que abarcan el mercado de valores, comercio internacional, criptomonedas y Blockchain. Para más detalles de mis publicaciones, contácteme en redes sociales.
- Publicidad -

Te puede interesar

Los principales consumidores de crudo, ejercen la mayor de las presiones sobre la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+). El objetivo de estas naciones industrializadas, es que el cartel aumente la cuota de producción diaria para equilibrar los precios. La situación se hace más dramática en la medida en que el precio del barril no da señales de bajar.

Desde hace meses, las principales potencias compradoras de este commodity hacen llamados a la OPEP+ para que mejore la oferta. Sin embargo, los representantes de este cartel, encabezados por Rusia y Arabia Saudita, alegan sus razones para mantener el ritmo de aumento de 400.000 barriles diarios/mensuales hasta los primeros meses de 2022.

Mientras se alarga esta situación, la inflación continúa causando estragos en naciones como Estados Unidos, China, India, Japón y la mayoría de la UE. Los lobbies de presión están activamente trabajando para que el próximo 4 de noviembre la reunión de la OPEP+ arroje algunos resultados positivos. Sin embargo, esta organización ha demostrado mucho carácter a lo largo de su historia.

El dolor de cabeza de los países consumidores de petróleo

Si bien los países consumidores estaban preocupados por los precios del petróleo cuando estos alcanzaron $50 y luego $70 dólares, ahora con $83 parecen alarmados. Sobre todo, desde que Vladimir Putin, presidente de Rusia, uno de los líderes de la OPEP+ pronosticara $100 dólares para el barril de crudo.

Desde Estados Unidos hasta Japón, India y otras naciones se encuentran en una situación desesperada por los altos costos internos del combustible. En la nación norteamericana, la inflación alcanzó 5.4% en el reciente informe de septiembre y es el pico más alto en 13 años. En la Zona Europea, el índice alcanza el 4.1%, mientras en China, el IPC descendió 0.06% pero no lo suficiente para garantizar la calma.

El precio del combustible, como ya se resaltó, es uno de los principales impulsores de la inflación junto a los precios de la energía. Incluso Japón, una nación acostumbrada a guardar silencio respetuoso en asuntos diplomáticos, se pronunció sobre la necesidad del aumento de la producción petrolera.

De esta manera, los países catalogados como los mayores consumidores de petróleo, están presionando de manera activa al cartel. Hasta ahora, Arabia Saudita sostiene que las cuotas actuales de producción y aumento son justas para todas las partes.

Países consumidores de petróleo ejercen presión sobre la OPEP+ para que aumente la producción. Mientras tanto, la organización dice que el actual nivel de aumento es justo. Fuente: Tehran Times
Países consumidores de petróleo ejercen presión sobre la OPEP+ para que aumente la producción. Mientras tanto, la organización dice que el actual nivel de aumento es justo.

Los argumentos de los productores

En la acera de enfrente, la de los países productores, el argumento principal, es que la economía aún está en peligro. En otras palabras, hasta que no existan condiciones sanas de comercio, no es buena idea aumentar la producción. Por tanto, aseguran, una nueva interrupción del comercio como sucedió en 2020, sería más fácil de manejar con niveles bajos que con niveles altos de producción.

Desde mediados de año, la OPEP+ trabaja con una cuota de aumento progresivo mensual. En consecuencia, cada mes se aumentan 400.000 barriles a la producción diaria. Esta tendencia se mantendría hasta el primer trimestre de 2022 cuando se alcancen los niveles previos a la pandemia de 29.361 mb/d. Para octubre, el déficit es de 2 millones 33 mil barriles.

La lentitud de esta estrategia es lo que tiene a los países consumidores de petróleo al borde de un colapso nervioso. Esto último, haciendo referencia a que la demanda de crudo volvió hace meses a los niveles prepandémicos, mientras la oferta lo hará en 2022. El resultado de esto, no puede ser otro que el aumento internacional del precio de este recurso natural no renovable.

Concordando con ese estado de ánimo, el diplomático estadounidense dedicado a asuntos de energía, Amos Hochstein, fue enfático. «Nos encontramos en una profunda crisis de energía», expresó consultado en Bloomberg. Agregó que los productores deben asegurar un balance en los precios del petróleo y del gas.

Al momento de redactar, el barril de petróleo WTI se cotiza en $83.57 dólares. En el índice de referencia Brent en $83.72. Mientras tanto, la cesta OPEP se cotiza en $82.41. Estos datos fueron tomados de Oilprice.com.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -