viernes, octubre 22, 2021

5 alternativas para invertir en Oro

Samantha Jimenez
Periodista freenlance, venezolana curiosa. Me complace trabajar con el periodismo digital e impreso.
- Publicidad -

Te puede interesar

Desde hace mucho tiempo, invertir en oro es considerada como una gran opción dada a la poca volatilidad que registra en los mercados de renta variable. En relación con otro tipo de activos.

En este sentido, para muchas personas les parece conveniente que, invertir en oro supone gran estabilidad en su valor. Lo que toman en consideración muchos inversores, es que, el oro por o general tiene un buen comportamiento durante las coyunturas económicas.

Existen diferentes formas para invertir en oro. Hoy enumeramos 5 alternativas para invertir en oro.

Monedas y lingote de oro

Comprar oro ha sido a través de la historia, una forma fácil y segura de inversión, ya que da un prestigio reconocido a nivel mundial. Debido a que es un activo que puede ser vendido en distintos mercados. Indistintamente de donde nos encontremos, lo podremos vender.

Es cierto que las monedas y lingotes de oro han tenido y tienen sus fluctuaciones. Han registrado variaciones al alza y a la baja, pero es importante señalar que su valor es más estable frente a los valores bursátiles de gran parte de los mercados a nivel mundial. Lo cual lo hace más atractivo y referente para inversiones «seguras».

Ahora bien, también es cierto que, los trámites para la adquisición del lingote pueden ser muy diferentes. Entre el banco propio del inversor o alguna de las entidades certificadas para la venta de esas piezas. Sobre todo si se produce la entrega física. La principal diferencia radica, como antes ocurría con las máquinas expendedoras, en las comisiones que se apliquen.

Algunas compañías comercializadoras también disponen de una oferta para la compra ‘online’ de los lingotes de oro. Como ocurre en cualquier otra transacción, esta fórmula resulta mucho más cómoda, segura y rápida para aquel inversor interesado en hacerse con un lingote de oro.

Oro como refugio de valor

La inversión en un lingote de oro, como ya se indicaba en un principio, supone un valor refugio en momentos económicos y bursátiles convulsos. Eso sí, hay que tener en cuenta que su adquisición supone un desembolso muy superior a la adquisición de algunos otros activos. Por ello, es conveniente optar por el canal más apropiado y seguro antes de hacerse con uno de ellos.

La forma básica de invertir en oro sería adquiriendo el metal físicamente, normalmente bajo la forma de monedas acuñadas en el pasado por algunos países. Así como bajo la forma de barras o lingotes.

Así, cuando se compra oro físico, se sabe lo que se tiene y lo que vale y como mencionamos anteriormente, puede ser vendido e intercambiado por otros activos, en cualquier parte del mundo. Además, su mercado es enormemente líquido, lo que facilita la tarea de venderlo a comerciantes u otros inversores.

Así que como primera alternativa podrá encontrar las monedas de oro, por lo general coleccionables. Lingotes y láminas desde 1 gramo.

¿La joyería de oro es una inversión?

Es una opción, pero no cualquier cadena. Son joyas que deben tener el equivalente a una onza de oro para obtener los beneficios que da este metal como inversión.

El especialista cuenta que en países islámicos las mujeres tienen collares de 24 kilates que son exactamente equivalentes a tener una moneda de una onza de oro.

La joyería de oro funciona como una forma de inversión. No debes invertir en cualquier joya de oro. No toda joya es apropiada para realizar como inversión.

Debes buscar joyas de oro que no tengan precios excesivos, sino más bien que su valor sea parecido al que conseguirás en el mercado, porque de lo contrario puedes perder parte del dinero.

El invertir en joyas de oro, es una forma de resguardar tu capital y preservar las riquezas.

Debes tener ciertos conocimientos para que puedas conseguir la joya de oro adecuada, y por consiguiente sea una buena inversión.

Las joyas de oro, se utilizan como una inversión a largo plazo y no se realiza para obtener dinero inmediato, sino que se efectúa con la intención de preservar las riquezas o el capital por tiempo largo, durante muchas décadas. Incluso de generación en generación, es una muy buena manera de traspasar las riquezas o dejar una herencia, que no sólo implica lo que representa como función de valor monetario, sino como un legado sentimental y artístico, algo muy preciado.

Por otra parte, hay quienes compran joyas de oro, y así gozar de su dinero (exhibirlo) en vez de dejarlo guardado en los bancos. Y hay quienes invierten en joyas de este preciado metal, para poder cargar su fortuna fácilmente de un sitio a otro.

Futuros como inversión

Otra forma muy habitual de operar oro como derivado es mediante futuros. Los futuros son contratos por una cantidad y una fecha de vencimiento preestablecida. Los futuros de oro pueden también venderse al descubierto, si el inversionista buscara especular a la baja en el precio.

Tal vez una de las contras que tienen las operaciones de futuros es que la cantidad y la fecha de vencimiento están predefinidas y no pueden cambiarse para adaptarse a las necesidades del inversionista. Por eso, las estrategias implementadas con futuros tienen que estar bien definidas desde un principio. Obviamente, de ser necesario, el inversionista puede reabrir la posición en el mes de vencimiento siguiente si el contrato que adquirió antes le venciera.

Invertir en oro utilizando ETFs

Otra alternativa para tener exposición en oro, sería con ETFs. Es decir, fondos cotizados en bolsa. Dentro de los ETFs más operados para invertir en oro se encuentra el símbolo GLD (SPDR Gold Trust).

Al adquirir un ETF de oro como GLD, el inversionista sabe que, si el precio del oro durante un día sube un 1%, su ETF también subirá un 1%. Si el oro, en cambio, baja un 1%, también su ETF bajará 1%.

Es decir, el GLD es una forma de estar expuesto directamente en oro, pero sin comprar físicamente el metal ni tampoco operar con margen. Si no comprando una cuota-parte de este fondo cotizado en bolsa y mantenerlo, a todos los efectos prácticos, como si fuera una inversión en acciones.

Es importante aclarar que el ETF GLD, por ejemplo, también puede operarse bajo la modalidad de apalancamiento usando CFDs. La idea es idéntica a operar el ETF al contado. Pero en el caso del CFD se requiere solo un porcentaje del valor nominal como margen.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -