domingo, marzo 3, 2024

Un vistazo a las acciones de ExxonMobil

Alejandro Gil Rivero
Alejandro Gil Rivero
Alejandro es licenciado en comunicación social enfocado en las áreas de economía y finanzas.
- Publicidad -

Te puede interesar

  • Las acciones de la petrolera en la bolsa de valores gozan de un envidiable impulso gracias a diversos factores.
  • La pospandemia, la guerra en Ucrania y los recortes de la OPEP juegan una parte fundamental en los números verdes. Lo mismo se puede decir de la posible adquisición de Pioneer.
  • Pero la agenda de la transición energética se convierte en la principal sombra que convierte la compañía en una inversión insegura a futuro.

Las acciones de ExxonMobil atraviesan un buen momento en la bolsa de valores, sobre todo durante las jornadas más recientes de cotización. Existen varias razones para que así sea y en este trabajo se analizan las más importantes para definir si vale la pena invertir. El buen momento de la petrolera viene desde que los precios del crudo comenzaron a recuperarse.

Sin embargo, no debe perderse de vista que el precio del petróleo es uno de varios elementos que alimenta los números verdes de la firma. También se debe tener en cuenta un ambicioso plan de adquisición de Pioneer Natural Resources. De concretarse esta fusión, la gigante podría ponerse un paso delante de sus competidores.

También existen puntos negativos sobre la situación de las acciones de la compañía y estos tienen que ver con las políticas de protección ambiental. Los inversores procuran mantenerse alejados de este tipo de empresas y orientar sus capitales hacia compañías enfocadas en la transición. En consecuencia, no se debe ignorar el hecho de que esta petrolera representa la peor parte de los daños que afectan el planeta en la actualidad.

El buen momento de las acciones de ExxonMobil

El hecho de que las acciones de ExxonMobil estén comprometidas a futuro no anula que ahora estén en un momento de impulso. Desde que finalizara la peor parte de la pandemia, la malograda oferta y una demanda insaciable impulsaron los precios del crudo.

Como si esto último no fuera suficiente, la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) se rebelaron. El cartel acordó mantener una baja producción de crudo para evitar que los precios se equilibraran hasta los límites aceptables por los consumidores. La política de los productores se mantiene hasta ahora y eso permite que el barril de petróleo se mantenga a alto precio en todos los indicadores.

Un tercer evento se hizo presente para mantener el impulso en las acciones de las petroleras en los mercados de valores. Se trata de nada menos que la guerra en Ucrania en la que se involucra uno de los mayores productores de crudo del mundo, Rusia. De tal manera, todos los elementos para mantener los precios arriba por un tiempo prolongado parecen juntarse y solamente falta que otro desorden geopolítico aumente la intensidad.

En medio de todo este complejo escenario, las acciones de ExxonMobil y del resto de las petroleras no podían más que crecer. El interés por las ganancias inmediatas llevó a decenas de inversores a hacer a un lado su lucha ambiental y tomar partida por la compañía. Para tener una idea del exceso de efectivo de la empresa, vale decir que el precio de sus participaciones era de $31 dólares aproximadamente para octubre de 2020. Ahora superan los $116 dólares, según datos de Yahoo Finance.

El estado actual de la empresa

Una de las características que pone a la empresa al tope del interés de los inversores, a pesar de su huella contaminante, es el ingreso de capital. La empresa goza de ingresos lejos de lo normal en tiempos de subidas del precio del crudo. Esto la convierte en el blanco de escrutinio por parte de los inversores de todos los tamaños.

Vale mencionar que la estructura de propiedad de su negocio también está claramente a su favor. En consecuencia, el 60% de las acciones pertenecen al grupo, lo que quiere decir que las cosas son terribles cuando el mercado está bajo, pero también que son exageradamente buenas cuando los precios suben tal como ahora.

En lo que respecta al negocio, esta compañía está valorada en más de $470.000 millones de dólares. Según expertos de Wall Street citados en Yahoo, el precio objetivo de las acciones es de $127,87 dólares desde los actuales $116 dólares por acción.

De cualquier manera, estos datos de la compañía se actualizarán en el próximo informe correspondiente al primer trimestre de 2023. El mismo se publicará el 28 de abril. Se espera que los números mejoren sustancialmente, lo que se traduce en un posible nuevo impulso para las acciones de ExxonMobil.

Entre las expectativas positivas para la compañía en el primer trimestre, se cuentan algunos datos desde diciembre. Por ejemplo, el consenso apunta a que las ganancias por acción (EPS) se posarán en $2,65 dólares.

Las acciones de ExxonMobil podrían seguir en territorio verde.
Las acciones de Exxon mantienen una tendencia alcista desde 2021 y es probable que la misma se mantenga unos años más. Fuente: Yahoo Finance

La guerra en Ucrania y los recortes de la OPEP

Desde que terminara la peor parte de la pandemia y la economía despertara luego del letargo, las noticias fueron buenas para las acciones de ExxonMobil. La demanda petrolera llegó hasta un punto demencial mientras la oferta se estancó por la debilidad de los productores. El resultado fue inequívoco, los precios del crudo en los mercados alcanzaron los mayores picos desde 2014.

Los países compradores de petróleo comenzaron a sentir el impacto de los altos precios de los hidrocarburos. En ese momento comenzó un agudo forcejeó entre los productores y los consumidores. Los primeros, asociados en la OPEP se convirtieron en los actores más hostiles a la estabilización del mercado. En todos los momentos de enfriamiento de los precios, las naciones exportadoras anuncian recortes.

En febrero de 2022, la Federación de Rusia lanzó su denominada “Operación Militar Especial” en Ucrania, lo que provocó una serie de impulsos alcistas en el mercado petrolero. La también llamada «invasión» aparte de beneficiar a Rusia y a sus principales socios compradores de petróleo, trajo buenas noticias a las empresas occidentales. El excedente de ingresos es tal, que en 2022 el CEO de Exxon, Darren Woods, vio crecer su pago en más de 52%.

Como se puede notar, las acciones de ExxonMobil están en uno de los mejores momentos. Esto le podría preparar para enfrentar tiempos difíciles marcados por la agenda de la sustentabilidad.

La posible adquisición e Pioneer

Pero el elemento que genera mayor entusiasmo entre los inversores de la compañía es la posible adquisición de Pioneer. Se trata de la mayor adquisición desde la fusión de Exxon y Mobil en 1999 y un seguro impulsor de las acciones de la petrolera.

Según informó el Wall Street Journal, las conversaciones entre las partes han sido informales, pero la gigante parece ir en serio. Para comprender la magnitud, se debe recalcar que la capitalización de Pioneer se coloca cerca de los $59 mil millones de dólares. Eso significa que Exxon podría tener una posición dominante en la cuenca petrolífera del Pérmico en Texas y Nuevo México.

Desde hace meses, la empresa estaría en una búsqueda desesperada de expansión en esa cuenca y hasta ahora no habían conseguido socios. Esto último lo habrían informado personas familiarizadas con el asunto al WSJ. Un aspecto a destacar es que el grupo está inundado de efectivo y quiere aprovechar eso para expandir su negocio en medio de las tendencias de transición que amenazan su posición. En todo caso, solo en 2022, la empresa percibió $55,7 mil millones de dólares.

Como era de esperar, las acciones de ExxonMobil reaccionaron positivamente ante los rumores de compra. Sin embargo, su registro es negativo en términos interanuales en -3%. De concretarse la adquisición, los inversores podrían obtener importantes retornos que se sumarían a los altos dividendos que entrega la compañía.

La transición como la principal piedra en el camino de la empresa

Aunque parecen coincidir todos los elementos para tener mente positiva sobre las acciones de Exxon, se debe decir que hay un punto negativo. Se trata de las políticas de transición, las cuales se convierten en una muralla insuperable que amenaza el futuro de la firma.

Las petroleras confían en que la transición no podrá librarse del petróleo, dado que las energías limpias no son consistentes para suplantarlo. Eso significa que pasarán décadas antes de que el movimiento humano se desprenda del combustible fósil. No obstante, la influencia del petróleo continuará menguando.

Las políticas de inversión responsable, ESG y otras, llevan el grueso de los capitales de inversión lejos de las petroleras. Las exploraciones son cada vez más escasas y la presión de los grupos ambientalistas en el gobierno de Estados Unidos es un verdadero dolor de cabeza. En palabras sencillas, todo apunta a que el poder de las empresas del sector continuará menguando a futuro.

Para los inversores, esto podría significar que las acciones de ExxonMobil no son la mejor apuesta en lo que se refiere al largo tramo.

El contenido de este trabajo es exclusivamente informativo. Bajo ningún pretexto se le puede asumir como una invitación o asesoría para invertir.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -