viernes, febrero 23, 2024

A los 99 años falleció Charlie Munger, el gigante de las inversiones

Alejandro Gil Rivero
Alejandro Gil Rivero
Alejandro es licenciado en comunicación social enfocado en las áreas de economía y finanzas.
- Publicidad -

Te puede interesar

Este martes, el inversor y estratega financiero Charlie Munger falleció a los 99 años en un hospital de California. La partida se produjo tras seis décadas de sociedad con Warren Buffett en su firma Berkshire Hathaway, en la que se desempeñó como vicepresidente.

Este inversor fue el gran ejemplo de socio perfecto. De manera sigilosa, y al mismo tiempo aguda, logró convertir Berkshire en el coloso que es ahora. Todo esto a pesar de que en público siempre optó por mantenerse en las sombras. Por ejemplo, en los eventos prefería ceder el micrófono a Buffett, el presidente de la firma. Sus palabras habituales luego de las declaraciones de su socio eran «no tengo nada más que agregar».

Con su enérgica forma de trabajar y su timidez ante el público, este inversor logró convertirse en una de las personas más acaudaladas del mundo. Según se conoce, en privado el asunto era notablemente distinto. Las decisiones importantes generalmente eran cedidas por Warren Buffett (93) a Munger. De la vida de este gigante de las inversiones se conocen muchas anécdotas con su socio.

Una de las más curiosas fue haber convencido a Buffett de comprar See’s Candy Shops por un precio 3 veces superior al valor neto de esa cadena de tiendas. Pagar mucho no era algo que a Buffett le gustara. No obstante, aunque parecía una mala apuesta, en el largo tramo esta inversión le otorgó unos $2.000 millones de dólares a Berkshire.

Charlie Munger: mucho más que un vicepresidente

Ahora que falleció Charlie Munger a avanzada edad, seguramente muchos serán los libros que se escriban sobre sus estrategias. No cabe duda de que el empresario fue mucho más que un vicepresidente de la empresa de un multimillonario. De hecho, la relación entre él y Buffett fue mucho más amplia y eran socios que confiaban ciegamente uno en el otro.

Con respecto al caso de See’s Candy, el oráculo de Omaha, como se conoce a Buffett, relató que fue un punto de inflexión en su visión sobre las inversiones. Hasta entonces, su apuesta era por aprovechar gangas en empresas mediocres. Agrega que Munger, por su parte, ya venía con esa visión fuerte, la cual él tardó mucho tiempo para comprender.

Como se puede apreciar, Munger no era el típico segundón, sino que su palabra era autoridad, incluso muchas veces sobre la de su socio. Otro de los aspectos que admiraba Buffett de su socio era su ferocidad al momento de rechazar posibles inversiones que de otra manera Warren hubiera realizado.

Otro de los grandes pasos que dio Berkshire, gracias a Munger, fue la entrada al mundo de las inversiones en el sector tecnología. De hecho, llevó a la firma a colocar capitales en la china BTD. Se trata nada menos que una de las mayores fabricantes de coches y baterías eléctricas de todo el mundo, tal como relata Wall Street Journal.

Esto es apenas una parte de la contribución que hizo Charlie Munger en su paso por el planeta Tierra.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -