martes, diciembre 7, 2021

Incremento de los alimentos amenaza con convertirse en una crisis mundial

Alejandro Gil Rivero
Periodista de profesión, estudioso de la economía política clásica, capacitado para manejar una amplia gama de espacios que abarcan el mercado de valores, comercio internacional, criptomonedas y Blockchain. Para más detalles de mis publicaciones, contácteme en redes sociales.
- Publicidad -

Te puede interesar

En medio de esta jornada del Día Mundial de la Alimentación, se destaca una fuerte presión en millones de personas de todo el mundo. Esto se debe a que el precio de los alimentos está en medio de un incremento alarmante. Algunos analistas consultados en la BBC, consideran que si esta tendencia sigue, podría derivar en una crisis internacional.

El aumento de precios de los alimentos y productos agrícolas, impacta a todo el mundo. Sin embargo, los países desarrollados sufren menos que los países dependientes o del denominado «tercer mundo». Los primeros pueden enfrentarse al problema con ajustes de presupuesto, pero los segundos no cuentan con la misma alternativa.

Según datos de la organización británica The Hunger Project, citados por BBC, en el mundo unos 690 millones de personas en el mundo viven al borde de la hambruna. De estos, el 60% serían mujeres. Las razones para el aumento del precio de los alimentos son variadas, pero todas tienen las mismas consecuencias catastróficas.

¿Por qué el incremento del precio de los alimentos es tan fuerte?

Como ya se subrayó, el incremento en el precio de los alimentos se debe a múltiples causas. Algunas de ellas son circunstanciales y otras son a largo plazo. En la primera categoría, se encuentran el fenómeno económico relacionado con la pandemia, así como la crisis energética de China. La segunda engloba problemas como el cambio climático y la falta de acceso al agua.

En el caso de la pandemia, se destaca que durante los períodos de confinamiento, la producción y el comercio se estancaron. Esto condujo a la primera oleada de aumentos de precios. Posteriormente, con el levantamiento de las medidas, la demanda se aceleró, pero no así la producción, la cual no se ha recuperado. El resultado, la agudización de los aumentos.

Paralelamente, el problema se potencia con la reciente crisis de energía en China, la principal exportadora mundial. En esa nación los problemas de escasez de energía, condujeron a las autoridades a implementar medidas de racionamiento. Para ello, ordenaron la paralización total o parcial de un importante número de plantas procesadoras.

El cambio climático, es otro de los factores que influye en este incremento del valor de los alimentos. Las continuas sequías golpean las cosechas en zonas críticas del tercer mundo como África, América Latina y la India. Otro factor que no es menos importante, es el desinterés de las nuevas generaciones en el trabajo agrícola.

En el Día Mundial de la Alimentación, se resalta que el incremento de los precios de los alimentos podría desembocar en una crisis mundial. Fuente: Xinhua
En el Día Mundial de la Alimentación, se resalta que el incremento de los precios de los alimentos podría desembocar en una crisis mundial.

¿Qué deberían hacer los líderes mundiales para evitar la crisis?

Todo el contexto descrito arriba, convierte el hambre en la peor de las pandemias. Miles de millones de personas en el mundo no tienen una buena alimentación. Al mismo tiempo, cerca de un millardo viven en el umbral de la desnutrición. Esto afecta de manera más particular a los sectores más desprotegidos de la población como adultos mayores, niños y mujeres.

En países dependientes, destaca la Organización de las Naciones Unidas, las mujeres se ven obligadas a cambiar alimentos por sexo para sostener a sus familias. Algunas organizaciones benéficas, hacen llamados urgentes a los líderes mundiales para que ordenen acciones inmediatas frente al incremento de los precios de los alimentos antes de que sea demasiado tarde.

Como ya se destacó, el acelerado aumento en el precio de los alimentos, podría conducir a una crisis mundial. Ahora, los puntos neurálgicos son Yemen, Etiopía, Sudán del Sur, Haití y Madagascar. Sin embargo, no son las únicas regiones donde el hambre azota.

Las recomendaciones de algunas organizaciones, son mejorar el sistema de reparto de la riqueza para orientar inversiones hacia la producción de alimentos. Las mismas, explican, se deberían enfocar en la adaptación para el cambio climático y nuevas formas que aceleren el rendimiento de las cosechas.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -