sábado, abril 13, 2024

Estrategias de inversión: Benjamin Graham

Alejandro Gil Rivero
Alejandro Gil Rivero
Alejandro es licenciado en comunicación social enfocado en las áreas de economía y finanzas.
- Publicidad -

Te puede interesar

No existe mejor manera de conocer y valorar las estrategias de inversión que observar a las grandes leyendas y una de ellas es Benjamin Graham. Este inversor de origen británico, es uno de los más afamados y sus procedimientos para vencer a Wall Street, inspiraron a otros legendarios como el mismísimo Warren Buffett.

Graham, considerado como el padre de las inversiones de valores, es ampliamente conocido por su libro dedicado al tema. Con el título «El inversor inteligente: guía definitiva para las inversiones de valor», esta publicación inspiró a los más brillantes. Incluso, al día de hoy es una referencia obligatoria para todo aquel que aspira a una carrera en la bolsa de valores.

Las recomendaciones para los inversores, estampadas en ese libro, se basan en la evaluación quirúrgica de las empresas antes de invertir. Con estos métodos, Graham se aseguró de obtener grandes ingresos en el mercado sin tomar mayores riesgos. Para este inversor, la clave siempre fue evitar el pensamiento irracional que muchas veces se convierte en una epidemia en el mercado.

¿Cómo nacieron las estrategias de inversión de Benjamin Graham?

Como ya se resaltó, la base de las estrategias de inversión de Benjamin Graham, es la observación quirúrgica de las empresas objetivo. Se trata de una técnica que genera grandes resultados a la poderosa Berkshire Hathaway del nonagenario Warren Buffett.

Graham considera que uno de los grandes problemas que pululan en el mundo de las finanzas, es el pensamiento de grupo. Muchos inversores siguen a la multitud, algo que muchas veces no termina bien. En lugar de ello, aconseja que los inversores siempre deben buscar beneficios en lo caprichos del mercado más que participar en él.

Aunque la carrera de este inversor sufrió altibajos, se puede decir que la parte negativa no se debió a su culpa. Desde 1914 cuando se graduó de la Universidad de Columbia, ingresó al mundo financiero, logrando cultivar una considerable fortuna. Desafortunadamente para él, la mayor parte de la misma se perdió luego del crash financiero de 1928 seguido por la Gran Depresión de la década de 1930.

Pero en lugar de ser el inicio del fracaso de Benjamin Graham, este episodio lo ayudo a mejorar sus estrategias de inversión. Así, su nuevo perfil de empresa objetivo, consistía en elegir a las empresas grandes aunque los márgenes de ganancias fueran más pequeños. Con una mira en el largo plazo, su carrera se levantó nuevamente.

Para medir el peso y el valor de las estrategias de inversión de Benjamin Graham, basta decir que las mismas sirvieron de base a Warren Buffett. Fuente: Brújula Noticias
Para medir el peso y el valor de las estrategias de inversión de Benjamin Graham, basta decir que las mismas sirvieron de base a Warren Buffett.

El inversor inteligente

Durante el episodio descrito arriba, el inversor se desempeñó como profesor en la escuela de negocios de la Universidad de Columbia. En compañía de su colega David Dodd, escribió el libro Security Analysis. El mismo se trata de una cronología de los métodos usados por el inversor para analizar las acciones del mercado de valores.

La tarea de este libro era ayudar a los inversores a distinguir entre inversión y especulación. Luego de una profunda investigación, el inversor debe estar seguro de que la puesta de capitales en una empresa, concluirá con un sólido retorno. Cualquier cosa que ese haga al margen de esto, a su juicio, se trataría de una especulación.

De esta manera, las estrategias de inversión de Benjamin Graham, comenzaron a moldear a toda una generación de estudiantes de negocios. Estos principios fueron posteriormente puestos en práctica, dando a luz a importantes inversores de alto nivel. Para este inversor, solo el largo plazo puede servir como reflejo del verdadero valor de las acciones.

En ese sentido, bajo su tutela, los inversores deben percibir el verdadero valor detrás de las acciones y su comportamiento. Todo este procedimiento, amparado en conceptos como «margen de seguridad» y «época de dificultades», dieron paso a lo que sería la principal obra de Graham, el inversor inteligente.

Las ofertas de Mr. Market no siempre tienen sentido

La importancia de la obra cumbre de Graham, es que en ella el autor hace gala de una capacidad pedagógica brillante debido a su sencillez. Describe al mercado como un ser imaginario al que llama Mister Market, el cual se dedica a vender o comprar acciones a/de los inversores. Estas acciones, explica, muchas veces tienen sentido, pero otras tantas, no mucho.

La naturaleza de este tipo de estrategias de inversión aplicada por Benjamin Graham, es que incitan a la racionalidad. En consecuencia, si se compara con un mercado de la vida real, el vendedor simplemente quiere comerciar, por lo que el comprador de acciones debe basarse en elementos de la vida real y no en el estado de ánimo de Mr. Market.

Esto último se traduce en que es más importante conocer el rendimiento de las compañías observadas. Es decir, los dividendos que reciben, la demanda de sus productos, el estado de la competencia y las necesidades futuras de los clientes, etc. Esto, en conclusión, es lo más importante de su estrategia. ¿Funciona? Observar a Warren Buffett ayuda a responder esta pregunta.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -