miércoles, mayo 18, 2022

El Banco Central de Japón compró sus propios bonos para frenar la caída del yen japonés

Isaac Suárez
Tecnólogo, estudiante de Ingeniería Eléctrica e Industrial, apasionado por el Criptomundo, las tecnologías emergentes y todo lo relacionado con los mercados globales.
- Publicidad -

Te puede interesar

El Banco Central de Japón (BOJ) estuvo en aprietos el día lunes, cuando el yen japonés se derrumbó, mientras que los rendimientos de los bonos del gobierno aumentaban. La solución para ello fue cuatro días de compras desenfrenadas de bonos por parte del BOJ para detener la hemorragia financiera y contener así las tasas de interés. 

Si bien la táctica funcionó (por ahora), Wall Street está preocupado por una próxima gran devaluación del yen que no se pueda detener.

Los grandes movimientos en el yen japonés son raros, pero los comerciantes prestan mucha atención cuando la moneda comienza a moverse. El yen japonés es la tercera moneda más negociada y está involucrada en ciertas transacciones altamente apalancadas de miles de millones de dólares.

Dentro de estas transacciones «altamente apalancadas» se encuentran el denominado «carry trade». Realizado por ciertos fondos de cobertura que intentan sacar provecho de las diferencias en las tasas de interés en todo el mundo, tomando prestado en monedas «baratas» (como el yen japonés) e invirtiendo en bonos de países con mayor rendimiento.

Por ejemplo, el yen posee un tipo de interés bajo, mientras que los bonos en dólares estadounidenses ofrecen rendimientos muy por encima de las tasas de interés japonesas. De esta manera, los inversores usan los yenes para comprar bonos en dólares y obtener así un posible beneficio de la diferencia entre los activos.

Estas apuestas están altamente apalancadas para maximizar los rendimientos. Lo que significa, que pueden desmoronarse rápidamente ante un movimiento agresivo del yen, causando un gran daño sistémico al mercado.

Por ahora, la compra de bonos del BOJ está respaldando una condición financiera favorable. Pero si el banco abandona la compra de bonos, es probable que haya una reversión masiva.

Japón está siendo tratado como un cajero automático

Debido a que el yen es utilizado como «fuente barata» de fondos para apalancar el carry trade, es sumamente peligrosa un alza de la moneda. Actualmente, los inversionistas están acumulando sus activos en un mismo lado de la operación, de modo que si el yen se fortalece se acabó el juego para aquellos partícipes del carry trade.

«Lejos de ofrecer un santuario de la lucha mundial. Japón está siendo tratado una vez más como un cajero automático para financiar la toma de riesgos en otros lugares». Expresó John Authers.

Actualmente, el mercado de bonos y el yen se han estabilizado relativamente. Sin embargo, el BOJ tendrá que tomar una gran decisión, ya que más presión podría llevar a las autoridades japonesas a intervenir en el yen.

Japón tiene una larga historia de debilitamiento del yen para favorecer sus exportaciones. Sin embargo, esta sería la primera vez desde el 1998 en que el BOJ interviene para fortalecer la moneda.

Al momento de redactar esta publicación, el yen japonés se ubica en 121,79 yenes por dólar. Fuente: Finance Yahoo
Al momento de redactar esta publicación, el yen japonés se ubica en 121,79 yenes por dólar. Fuente: Yahoo Finance

El dólar subió brevemente por encima de la línea de los 125 yenes el lunes por primera vez desde agosto del 2015. Después de que el BOJ anunciara la medida inusual de comprar grandes cantidades de bonos del gobierno japonés a largo plazo a una tasa fija. 

El yuan chino se acerca al yen japonés

El reciente aumento de los costos de los productos básicos es un factor importante. Japón es un gran importador de energías, lo que deprime su moneda a medida que vende sus yenes para comprar petróleo, gas y alimentos a precios mucho más altos. Esto supera el beneficio de impulsar sus exportaciones a medida que sus productos se vuelven más baratos en el extranjero. Especialmente porque Japón ha deslocalizado gran parte de su fabricación durante la última década.

Un yen en caída presiona al alza las tasas de interés, lo que contradice la política del BOJ de controlar toda la curva de rendimiento. Si el BOJ se ve obligado a abandonar su estrategia de control de la curva de rendimiento, la opción de devaluación del yen pasará a primer plano.

El otro factor en juego es el fortalecimiento del yuan chino o renminbi, que está peligrosamente cerca de acercarse al mismo nivel del yen japonés. En el año 2015 las autoridades chinas devaluaron su moneda un 3%, este movimiento sorpresa, volcó los mercados de riesgo globales y envió a muchos mercados bursátiles de todo el mundo a hundirse en territorio bajista.

Hoy en día, en pleno conflicto armado en Ucrania, es posible que los mercados no se recuperen tan rápido como lo hicieron en el 2016.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -