miércoles, septiembre 28, 2022

La fábula la cigarra y la hormiga: Una adaptación a nuestras finanzas personales

Samantha Jimenez
Periodista freenlance, venezolana curiosa. Me complace trabajar con el periodismo digital e impreso.
- Publicidad -

Te puede interesar

Es muy probable que quizás hayas escuchado o leído la fábula infantil de la hormiga y la cigarra, una historia que sirve para enseñar acerca de las finanzas personales, el ahorro y el trabajo duro. De ahí es válido las tantas adaptaciones e interpretaciones que tiene, pero hoy nos enfocaremos en cómo podemos aplicar su moraleja en nuestras vidas.

En la fábula de la cigarra y la hormiga, encontramos a la segunda trabajando intensamente durante todo el verano, mientras la primera descansaba y cantaba. Cuando llegó el invierno, la hormiga tuvo alimento porque lo había almacenado antes. Sin embargo no fue el caso de la cigarra, que no había sido previsora y tuvo que pedir humildemente ayuda a la hormiga. La hormiga se la negó, con el fin de que aprendiera la lección.

Aun cuando la fábula se centre en el trabajo duro y en esfuerzo también se puede aplicar de cierta forma en las finanzas personales. De ahí podemos extraer algunas enseñanzas valiosas.

Construye tu futuro y estabilidad financiera todos los días

Cualquier persona que sepa un mínimo sobre finanzas personales puede usar esa fábula para animar a las personas a ahorrar parte de sus ingresos, especialmente cuando la coyuntura es favorable. De tal manera que se disponga de una reserva en tiempos más difíciles. La estabilidad financiera es un trabajo de todos los días. Parece sentido común, pero muchas personas, no aplican esa prudencia y van gastando todo lo que reciben, a veces en gastos inútiles o no tan importantes.

Asimismo, hay personas que no se preocupan por su futuro financiero, principalmente porque no tienen ganas de trabajar, mucho menos en construir un futuro para ellos ni para sus familias, por lo que se dedican a vivir el día a día sin importar el mañana.

Y aquí podemos hacer un ejemplo específico de aquellas personas que aún teniendo la posibilidad no hacen absolutamente nada. No está mal que disfrutemos de la vida, pero hay que considerar que el tiempo no pasa en vano, por ello es imprescindible estar preparados.

Durante la fábula, la cigarra se burlaba de la hormiga por trabajar, con este tipo de comentarios nos podremos topar en repetidas ocasiones a lo largo de nuestras vidas. En especial, cuando se toma la decisión de poner un orden en nuestras finanzas personales, cuando decidimos a ahorrar e invertir. Así, que, lo mejor que pueden hacer es guardar silencio como así lo hizo la hormiga, sabiamente.

A todos nos llega el invierno en nuestras vidas

Aunque la respuesta de la hormiga nos puede parecer un poco cruel por su falta de compasión, la moraleja de la fábula es que hay que prepararse para el invierno.

Sí, a todos nos llega el invierno en nuestras vidas, es el ciclo natural de las cosas, no hay excepciones. Tuvimos nuestra primavera en la infancia, el verano en la juventud, el otoño en la adultez, tendremos nuestro invierno en la vejez. Nos pasa a todos y cada uno de nosotros. Es por ello, que debemos estar preparados.

El futuro financiero de cada persona está en las manos precisamente de cada individuo. Es decir, de nosotros mismos. Estar atenidos a que el gobierno o algún tercero nos resuelva la vida es un poco decepcionante.

¿Costará esfuerzos? Sí, pero valdrá la pena, así como le sucedió a la hormiga que trabajó todo el verano. Nadie dijo que sería fácil, construir una estabilidad económica lo suficientemente robusta que dure a través del tiempo toma precisamente tiempo y esfuerzo de nuestra parte, no obstante tarde o temprano rendirá sus frutos. Así que, solo en nuestras manos estará que suceda más temprano que tarde.

Y eso, no significa que se deba trabajar hasta ser ancianos, pero sí hasta tener los suficientes activos y ahorros que nos permitan estar tranquilos.

Nuestros objetivos exigen sacrificios

En la fábula la cigarra y la hormiga, la hormiga quería tener alimento para el invierno y sabía que, para lograrlo, tenía que trabajar durante el verano. La cigarra no se esforzó y pagó las consecuencias.

Las finanzas personales se construyen con sacrificios como, por ejemplo, el trabajo o el ahorro. Eso supone una renuncia a tiempo libre, a realizar determinados gastos. La parte buena es que gracias a esos esfuerzos encontramos compensaciones. Por eso debemos pensar en cada caso hasta qué punto debemos luchar por obtener una recompensa.

Trabaja mientras otros duermen, invierte mientras otros gastan, duerme mientras otros se divierten

La diversión en sí no es mala, todos necesitamos divertirnos en algún momento. El problema es hacerlo en exceso, ya que estaremos en un punto que no podremos avanzar. Lo mismo sucede con los gastos, no es del todo malo, es lógico que gastemos porque todos tenemos gastos para vivir. El problema está cuando lo hacemos de forma irracional y peor aún con dinero que no es nuestro.

Es decir, cuando abusamos del crédito, por ejemplo. Es muy importante que aprendas a priorizar y a identificar lo que realmente fortalecerá a tu futuro financiero y a aquellos que sean dependientes económicamente tuyos, es decir tu familia.

También resulta importante mencionar que en cuanto a las inversiones y las finanzas personales en general, nada resulta fácil, tampoco hay atajos, no hay caminos fáciles. No se obtendrán las cosas de forma sencilla. Pero, recuerda siempre la importancia de trabajar, invertir y nunca desistir.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -