lunes, junio 17, 2024

¿Qué es la fiebre del 53?

Belén Alfonsi
Belén Alfonsi
Futura internacionalista. Apasionada de la economía global y de todos los avances tecnológicos y sociales del mundo, orientados hacia las tendencias actuales.
- Publicidad -

Te puede interesar

Estadísticas mundiales prueban que dentro de los gastos cotidianos, un gran porcentaje de personas cuentan la compra de un billete de lotería como parte de su mes. Así mismo, Europa, y en específico Italia, es uno de las regiones donde la lotería forma parte de leyendas locales. Y por ello, explicaremos qué es la fiebre del 53.

Los juegos de azar son algo que atrae a la mente humana. Pues, la idea de ganar grandes cantidades de dinero bajo el concepto de la suerte es prácticamente un sueño de todos.

Sin embargo, es bien conocido que más es el daño que causa, que la ganancia a percibir. Y este es el caso de la fiebre del 53, en Italia.

Un breve repaso: ¿Qué es la fiebre del 53?

No, no fue una enfermedad que azotó a otra ciudad europea, aunque, debería ser considerada de este modo.

El inicio de este suceso se remonta a hace 15 años, en un pueblo de Italia donde se experimentó un extraño tipo de histeria colectiva conocida como «la fiebre del 53». La locura estaba relacionada con la lotería nacional.

Esto sucedió para aquellos que apuestan en el Gioco del lotto, cuyo funcionamiento se parece al del bingo, deben elegir entre 11 ruedas diferentes, correspondientes a ciudades como Bari, Nápoles o Venecia.

Una vez se hayan elegido en qué ruedas jugar, pueden apostar por números que van del 1 al 90. Las ganancias dependen de cuánto se apuesta inicialmente, cuántos números se eligen y cuánto se acierta.

Sin embargo, en algún momento de 2003, el número 53 simplemente dejó salir en los sorteos de Venecia. Así, muchos jugadores llegaron a la conclusión, mediante estadísticas, de que este número tendría que salir antes o después. Por lo que las apuestas por el número 53 se multiplicaron. Lo que no entendían, era que estaban equivocados.

El número 53 no volvió a salir hasta febrero de 2005, tras faltar durante 182 sorteos. Y lo cierto era que el número 53 había dejado de salir porque la empresa encargada de emitir los sorteos, había olvidado agregar el digito a generador de números.

Por este error, y una fe ciega en estadísticas sin fundamento, mucha gente perdió mucho dinero por la fiebre del 53. Se estima que se apostaron hasta 4.000 millones de euros por el 53 durante todo ese tiempo (poco menos de US$4.700 millones).

La «falacia del jugador»: el verdadero culpable de esta tragedia

Lo que realmente sucedió en ese pequeño pueblo de Venecia y la fiebre del 53 fue el fenómeno conocido como «falacia del jugador». Y no sólo afecta a juegos de azar, sino que también a decisiones financieras, juicios legales e incluso a circunstancias deportivas como el lanzamiento de penaltis.

Un claro ejemplo de este fenómeno se puede ver en el clásico juego de lanzar la moneda. Ya sea para comenzar un juego de la manera justa, desempatar un partido, o cualquiera otra decisión que se quiera someter al azar.

Para entender cómo funciona, imagina que lanzas una moneda al aire una serie de veces y obtienes cierta secuencia entre las caras y las cruces. Supongamos que de diez veces que lanzaste la moneda, 8 veces salió cruz y sólo dos veces cara.

¿Qué posibilidades hay de que salga cara en el próximo lanzamiento?

Pues, muchos habrán pensado que, por cuestión de probabilidades, la secuencia debe nivelarse y, por consecuencia, le parece inevitable que a continuación surja cara.

Pero la teoría de la probabilidad básica nos dice que los eventos son estadísticamente independientes. Esto que significa que las probabilidades son exactamente las mismas cada vez que se lanza la moneda al aire.

La probabilidad de que salga cara sigue siendo del 50% incluso si se han obtenido cruz 500 o 5.000 veces seguidas. La falacia del jugador ha centrado el interés de los investigadores que estudian los juegos de azar.

La falacia del jugador llega hasta el mundo de las finanzas

Como su nombre lo indica, la falacia del jugador ha sido de gran interés para los investigadores que estudian juegos de azar. Y va más allá de la fiebre del 53. También se le conoce como Falacia de Montecarlo. Esto después de un evento notorio en una de las mesas de ruleta de Mónaco en 1913, donde salieron 26 fichas negras seguidos.

Los estudios de observación, de acuerdo a la BBC, utilizando imágenes de seguridad del casino, han confirmado que ese hecho, continúa influyendo en las apuestas hoy en día.

Así, esta situación parece estar presente en el mercado de valores, y en los diferentes mercados financieros.

Muchos cambios a corto plazo en el precio de las acciones son esencialmente fluctuaciones aleatorias, y Matthias Pelster, de la Universidad de Paderborn en Alemania, ha demostrado que los inversores basarán sus decisiones en la creencia de que los precios pronto se «igualarán» en las curvas, ya sea al alza, o a la baja.

Así, igual que los jugadores de lotería de Italia, comercian contra una racha o una estadística, una probabilidad. «Los inversores deberían, en promedio, comerciar por igual» en línea «con la racha y en contra», dice. «Sin embargo, eso no es lo que podemos ver en los datos».

Las personas más inteligentes son más propensas a este fenómeno

Y lo que es más sorprendente, estadísticas revelan que la educación y la inteligencia no evitan que se caiga en estas especulaciones.

Más bien, un estudio realizado por investigadores chinos y estadounidenses descubrió que las personas con un coeficiente intelectual más alto, en realidad, son más susceptibles a la falacia del jugador que las personas que obtienen un puntaje inferior en las pruebas estandarizadas.

Finalmente, podría ser que las personas más inteligentes piensen demasiado en los patrones y crean que su inteligencia es suficiente como para predecir lo que viene después. Incluso desafiar a la estadística.

Sea cual sea la razón real de estas intuiciones, la investigación posterior ha revelado que la falacia del jugador puede tener serias consecuencias en la vida cotidiana de las personas, llevándolos a situaciones críticas económicas.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -