sábado, abril 13, 2024

Modular Summit: las inversiones instituciones en el sector cripto

Alejandro Gil Rivero
Alejandro Gil Rivero
Alejandro es licenciado en comunicación social enfocado en las áreas de economía y finanzas.
- Publicidad -

Te puede interesar

Las grandes instituciones e inversores financieros suelen tener miedo del sector cripto debido a muchos factores como la volatilidad o la falta de regulación. Sin embargo, en Latinoamérica existen indicios de que los inversores grandes tienen algunas motivaciones.

Durante el Modular Summit: A crypto and Business Summit by Ripio se tocó el tema del acercamiento de los grandes inversores a las criptomonedas. Tres representantes de las inversiones grandes compartieron espacio en el panel The Big Desk: Institutional Investments Meet Crypto Trading del mencionado evento.

Estos fueron Camyla Serpa Oliveira, de Itaú Digital Asset, Ariel Muslera, de Tuk Tuk Labs. Junto a ellos estuvo Ariel Sbdar, de Cocos Capital. El panel fue moderado por Matías Dajcz, de Ripio. Vale la pena mencionar que este es uno de los temas más picantes cuando se habla de la masificación de las criptomonedas.

Las perspectivas del sector cripto en Latinoamérica

En Argentina, Brasil y en el sector cripto latinoamericano en general, los inversores tienen una visión más amistosa hacia esos activos. Esto último en comparación con países como Estados Unidos, donde la colocación de capitales en activos criptográficos es algo de pensar dos veces.

Una de las claves para que esto sea así son las regulaciones. En Estados Unidos, como ya se sabe, la agencia reguladora (SEC) se comporta de manera sumamente hostil a las firmas del área de monedas digitales. En contraste, en Brasil el ambiente es más amistoso para los capitales grandes. Eso afirma Camyla Serpa. «Brasil se está consolidando como una nación de innovación financiera y toda esa credibilidad nos está ayudando a incursionar en la economía digital«, apuntó.

Agregó que hace dos meses, Brasil tuvo el mes con mayor número de personas (2 millones) haciendo transacciones en criptomonedas. En un plazo de 30 días, unos 5.000 millones de reales se movieron, aseguró. Dijo que este «inevitable» empuje se produce en parte gracias a que el país cuenta con un banco central y un ente regulador apegado a la innovación.

Otro factor que se suma a los mencionados es el hábito consumidor de los brasileños. «Todos los lanzamientos de nuevas tecnologías en el mundo se encuentran con que Brasil es uno de los primeros en adoptarlos«, afirmó la experta.

Todo esto crea condiciones favorables para que los grandes inversores tengan la estimulación necesaria para apostar en el sector cripto.

El contraste con Estados Unidos

Como ya se dijo, este ambiente de Brasil, y también de Argentina, para operar en el sector cripto con grandes capitales es opuesto a EE.UU. El problema es que en ese país la política y la tecnología se mezclan hasta un punto que los reguladores quedaron empantanados, asegura Ariel Muslera. El especialista da a entender que el asunto ideológico que se vio con el techo de la deuda se expresa también en el sector tecnología, financiero y otros.

«Entre reguladores y empresas tienen más que ver en política que con tecnología», expresó. «Gary Gensler [secretario de la SEC] está en una batalla que es todo o nada porque se metió en una zona donde ya no puede arrepentirse«, completó. Asimismo, remarcó que el nivel de incertidumbre entre las compañías grandes y pequeñas es «absurdo».

La gran consecuencia negativa de esto es que las empresas en ascenso están dejando de mirar a Estados Unidos como su escalón objetivo. Algunas compañías desean captar a los inversores de ese país por vías en las que pueden convertirse en blancos de la SEC. «Estados Unidos se adjudica el derecho de regulador internacional de valores«, alerta Muslera.

No se requiere mayores análisis para entender que estas condiciones en el país norteamericano no son óptimas para los grandes inversores. En consecuencia, el sector cripto en EE.UU. debe esperar mucho hasta que las autoridades lo acepten como parte del sistema financiero. Esta semana, el presidente de la Fed, Jerome Powell, dio un indicio en esa dirección.

Argentina, EE.UU. y las consecuencias de regulaciones indeterminadas

Aunque en Argentina existe un gran potencial para el estímulo del mercado cripto, Muslera piensa que la relación es complicada. Algo similar opina Ariel Sbdar, de Cocos Capital. Este piensa que los inversores institucionales del país hispanoparlante están ocupados con muchos problemas típicos del país. Así, las inversiones en criptomonedas no son una prioridad en este momento.

«Una compañía solamente conozco que me dijo que estaba pensando en poner un poco de su balance en Bitcoin«, expresa. Sin embargo, eso no se debe a que no les atraiga la idea. Afirma que las criptomonedas generan dinero y eso es atractivo. En ese sentido, en lo personal, muchos representantes y ejecutivos de grandes compañías tienen inversiones en monedas digitales, expresó.

Afirma que esta situación es similar a la de Estados Unidos. En ese país, aparte de los evangelistas como Michael Saylor, hay decenas de inversores grandes que colocan capitales calladamente en Bitcoin.

Los expertos dicen que no ven en el horizonte un interés en la creación de un marco regulatorio propio en la Argentina, pero en Brasil unas 60.000 empresas ya están montadas en el tren del sector cripto, según Serpa. Mientras tanto, Muslera dice que la gran ventaja es que en Argentina las personas están empoderadas en conocimiento. Comenta que, en cualquier esquina, las conversaciones sobre el precio del dólar son habituales, por ejemplo.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -