lunes, diciembre 6, 2021

El impulso del petróleo: ¿Por qué ocurrió?

Antonio Cairo
Estudiante de ingeniería, con interés en la economía digital, finanzas y desarrollo tecnológico.
- Publicidad -

Te puede interesar

Actualmente, la industria petrolera se encuentra en un escenario de nuevas posiciones en su valoración. Luego de los retrasos económicos referentes a la pandemia, parece que hay un foco de optimismo en el ambiente. El impulso del petróleo presente hoy en día refleja a un mercado que cada día va lidiando con una mayor inclusión del crudo en la reapertura económica.

En dicha situación, varios son los factores que incidieron para que se generase una nueva tendencia alcista. Los señalamientos realizados por diferentes analistas apuntan a una industria petrolera más fortalecida que en meses anteriores.

Lo cierto es que desde inicios de año, la apreciación del petróleo se mostraba con un rendimiento que reavivó la confianza de la industria. ¿Por qué estaría sucediendo esto? Aquí te presentamos algunos indicios.

El momento de la inflación

La situación referente a las principales economías no está del todo en términos favorables. La llegada de una inflación que ha perdurado más de lo esperado encendió las preocupaciones en el mercado.

Desde el punto de vista de esta industria, el impulso del petróleo se ha sostenido en parte por la inflación de su precio. El escenario presente llevaría a la banca central a aumentar las tasas de interés, pero por los momentos eso no ocurrirá muy pronto.

El crudo se ha visto un tanto beneficiado de los rendimientos inflacionarios actuales. Si bien la inflación no es del todo positiva, posiciona a su valor en un nivel superior.

Mientras que la inflación se encuentra en valores previstos por las entidades financieras, nuevas regulaciones podrían afectar al petróleo. El momento de la inflación presente daría paso a la llegada de nuevos impuestos relacionados con la industria. No obstante, estas posibles regulaciones no llegarían próximamente.

El incremento de la demanda: ¿Qué se espera ahora?

Tras haberse dado indicios de una disminución en las restricciones de la pandemia, se prevé un aumento en la demanda del crudo. El hecho de que la economía estadounidense y europea se muestren más abiertas últimamente, representaría una ventaja para el oro negro.

Se estima que los viajes y uso vehicular estarían creciendo en esas regiones, por lo que el requerimiento de combustible se haría más notorio. El impulso del petróleo señala a un escenario donde la población intenta retomar las actividades cotidianas, que representarían un mayor consumo de energías.

La disminución de las reservas del crudo en lugares como Estados Unidos refuerzan la demanda en la industria.

Al mismo tiempo, los países exportadores de petróleo acuerdan disminuir sus restricciones en la distribución del crudo. Aliados como Arabia Saudita se plantean ir incrementando paulatinamente su nivel de barriles exportados. Ese país procuraría aumentar su producción en unos 400.000 barriles para julio. Todo esto, con una OPEP que denota más confianza ante los últimos rendimientos del mercado.

Por otro lado, a la espera de la reunión de la OPEP+ el 1 de julio, las expectativas se mantienen en el ambiente. Se espera que la organización hable de los nuevos pasos a seguir para determinar el rumbo del crudo en los períodos venideros, considerando los fuertes repuntes registrados hasta ahora.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -