martes, diciembre 7, 2021

Estrategas del BofA son bajistas con respecto al mercado de valores en 2022

Alejandro Gil Rivero
Periodista de profesión, estudioso de la economía política clásica, capacitado para manejar una amplia gama de espacios que abarcan el mercado de valores, comercio internacional, criptomonedas y Blockchain. Para más detalles de mis publicaciones, contácteme en redes sociales.
- Publicidad -

Te puede interesar

Importantes estrategas del Bank of America (BofA), son bajistas en sus pronósticos del mercado de valores para el venidero año 2022. En una nota a los clientes, pidieron resguardar el capital en lo posible para enfrentar lo que ellos denominan el período de shock de las tasas de interés.

A diferencia de otros grandes actores de Wall Street como Goldman Sachs y JPMorgan, estos estrategas consideran que llega la hora de replegarse. De la misma manera que 2020 fue el año marcado por el alza de los principales índices y el 2021 el año de la inflación, 2022 será el de caída debido a la subida de los tipos.

Aunque la Reserva Federal anunció que las tasas de interés permanecerían bajas hasta nuevo aviso, no se descarta un cambio en esas políticas. La probabilidad de eso, serían altas teniendo en consideración el rápido aumento de la inflación, los no muy buenos números de empleos y la ralentización del crecimiento. Estos factores, al unirse y convertirse en tendencia, llevarían a la estanflación.

Estrategas del BofA consideran que la subida de las tasas es muy probable

Evitar la estanflación, es una de las metas de las autoridades, por lo que la subida de las tasas de interés podría ser aplicada antes de tiempo. En ese sentido, los estrategas del BofA, son claros en su postura. Detener la inflación subiendo los tipos de interés, significaría un shock que marcaría el rumbo del mercado para el 2022.

En consecuencia, esto se traduce como un impacto negativo en el valor de los activos desde materias primas, acciones reales, energía, USD y otros. «Por lo tanto, somos bajistas y creemos que la preservación de capital será el tema central del año 2022», expresan los analistas encabezados por Michael Hartnett.

Como ya se resaltó, este pronóstico pesimista contrasta con los otros dos bancos mencionados arriba. Estos, aunque ven un ritmo más lento en el próximo año, sus previsiones siguen siendo alcistas. Debe tenerse en cuenta que la escala de «shocks» que destaca Hartnett no ha sido herméticamente pura. En otras palabras, aunque 2020 haya sido el año del shock del crecimiento del mercado de valores, 2021 también lo fue. Pese a ello, el año que termina es calificado por el BofA como el año del shock inflacionario.

Estas previsiones encontradas de los principales actores financieros de Wall Street, agregan más incertidumbre en lo que será el 2022. Para los estrategas del BofA, quienes son los más bajistas, los inversores deben actuar a la defensiva.

Para los estrategas del Bank of America (BofA), el 2022 será un año de caída del mercado. Fuente: Fox Business
Para los estrategas del Bank of America (BofA), el 2022 será un año de caída del mercado.

Comprar bajo podría ser la táctica más segura

Por otro lado, se destaca que Wall Street recomienda comprar bajo (buy the dip), teniendo en cuenta que los temores no detendrán el crecimiento económico. Por lo tanto, cualquier corrección debería ser vista como una oportunidad de compra para recoger ganancias en el mediano plazo. Esta afirmación no niega la probablemente inevitable corrección, pero apunta a que el crecimiento continuará.

Esto último, refleja cierto grado de confianza en los inversores, quienes reaccionaron de manera positiva a la nominación de Jerome Powell para un segundo período al frente de la FED. El pasado lunes, los mercados alcanzaron un nuevo alto histórico.

Pese a esta renovación del optimismo, los estrategas del BofA son irremediablemente bajistas en su previsión. Así, alertan que este es un ciclo no convencional, por lo que su fin no puede seguir un camino convencional. La situación actual, la comparan con la turbulenta época de finales de 1960 e inicios de 1970, cuando se produjo una fuerte estanflación en la economía.

No obstante, consideran que si la FED mantiene su política de tasas de interés negativas (muy bajas), esto permitiría que las acciones se mantuvieran al alza. Paralelamente, alertaron de los peligros que suponen «los más espumosos sectores del mercado». Manifiestan preocupación en «la madre de todas las burbujas» que a su entender se está formando con las acciones tecnológicas y con las criptomonedas.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -