viernes, marzo 1, 2024

PGIM: los mercados hacen mal en confiarse con respecto a la inflación

Alejandro Gil Rivero
Alejandro Gil Rivero
Alejandro es licenciado en comunicación social enfocado en las áreas de economía y finanzas.
- Publicidad -

Te puede interesar

Según Greg Peter, es erróneo pensar que la lucha contra la inflación en Estados Unidos y la Unión Europea está ganada. En ese sentido, el co-CIO de PGIM Fixed Income considera que los mercados hacen mal en subestimar el potencial volátil de los precios.

Explica que la inflación tiende a ser mucho más feroz cuando se aproxima a la meta de la Reserva Federal (Fed) del 2%. De tal manera, la confianza que se transpira en los mercados luego del agudo retroceso podría carecer de justificación y tornarse peligrosa. Durante una entrevista reciente citada en Bloomberg, el experto hace un llamado de atención sobre una posible continuación de la volatilidad en los mercados.

En tanto, alerta sobre el peligro que implica que los tenedores de bonos apuesten ampliamente por drásticos recortes de tipos este año. A su entender, hacerse pasar por muerta es un subproducto de la propia inflación, la cual se hace más fuerte cuando se aproxima al mínimo. «Y mire, ha sido una tendencia desinflacionaria milagrosa. La cuestión que está sobre la mesa ahora, al menos para mí, es la llamada última milla», comenta.

Vale la pena mencionar que la inflación, en ambos lados del Atlántico, se encuentra en los predios del 3%. Mientras tanto, el objetivo de ambos bancos centrales es el 2%.

PGIM: los mercados hacen mal en confiarse con respecto a la inflación.
Según PGIM, los bancos centrales, tanto de Europa como de EE.UU., deben enfrentarse a la parte más dura de la lucha contra la inflación. Fuente: Bloomberg

¿Qué deben esperar los mercados según PGIM?

Mientras los mercados hacen el papel de optimistas al esperar una inflación liquidada, dice el analista de PGIM, podrían estar jugando con fuego. La sorpresa será cuando se consigan que los precios no bajaran sustancialmente del actual punto durante todo el año 2024.

En consecuencia, una inflación que se niega a retroceder se convierte en un freno para los bancos centrales a la hora de recortar tipos, explica. Este miércoles, la Fed dejó congelada la tasa por cuarta reunión consecutiva en la franja de 4.25-5.5%, la más alta en 23 años. Aunque los funcionarios abrieron la puerta para recortes, recalcaron que no tienen prisa en absoluto.

Aunque Peter no espera que de esta situación se produzca una venta masiva de bonos, considera que el repunte queda esterilizado. En ese sentido, el bono a 10 años, que actualmente está en 4%, terminaría en la franja de 3.5% a 4.5%. «La tendencia será que las tasas se mantengan más o menos donde estamos en términos generales», agrega.

Por otro lado, no todos están en la misma sintonía pesimista sobre los mercados del analista de PGIM. Por ejemplo, el economista de la Fed, David Rapach, recalca que no existe evidencia válida que soporte que la última recta es la más difícil para bajar la inflación.

El optimismo sobre los recortes de tipos es sobresaliente, con los swaps de las reuniones de política monetaria calculando 140 puntos de recorte entre la Fed y el BCE.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -