sábado, abril 20, 2024

Los préstamos del gobierno de China, impulsan a los países pobres al borde del colapso

Isaac Suárez
Isaac Suárez
Tecnólogo, estudiante de Ingeniería Eléctrica e Industrial, apasionado por el Criptomundo, las tecnologías emergentes y todo lo relacionado con los mercados globales.
- Publicidad -

Te puede interesar

En la actualidad, decenas de países pobres se enfrentan a una inestabilidad económica y se desploman, bajo el peso de miles de millones de dólares, en préstamos extranjeros, la mayoría de ellos del prestamista gubernamental más grande del mundo, China.

Un reciente análisis realizado por la agencia Associated Press (AP), que abarcó una docena de países pobres endeudados con China, incluidos Pakistán, Kenia, Zambia, Laos y Mongolia, mostró que el pago de dicha deuda, consume una cantidad cada vez mayor de los ingresos fiscales necesarios para mantener abiertas las escuelas, proporcionar electricidad, importar alimentos y combustible. 

Además, con el transcurso del tiempo, estos países en vías de desarrollo, siguen agotando sus reservas de moneda extranjera. Esto debido a que los países emplean dichos activos, para pagar los intereses de los préstamos chinos, acortando el tiempo para que se terminen las reservas.

Por otro lado, también se encuentra la situación de la resistencia de China a condonar su deuda y su posición de secretismo con respecto a cuánto dinero ha prestado y en qué términos, lo que ha dificultado que otros prestamistas importantes, intervengan para ayudar.

Cabe destacar que, según el análisis de AP, los países del estudio poseían hasta el 50% de sus préstamos extranjeros de China. Además, el análisis indicó que la mayoría de los países estaba destinando más de un tercio de sus ingresos gubernamentales al pago de dicha deuda.

Como referencia, dos de estos países, Zambia y Sri Lanka, ya han caído en mora, sin poder ni siquiera pagar los intereses de los préstamos que financian la construcción de puertos, minas y centrales eléctricas.

Zambia, una víctima más de los préstamos de China

Otro caso de estudio es Zambia, un país en el sur de África sin salida al mar de más de 20 millones de habitantes, que durante las últimas dos décadas ha pedido prestados miles de millones de dólares a los bancos chinos para construir represas, vías férreas y carreteras.

Cabe destacar que estos préstamos, impulsaron ligeramente la economía de Zambia. Sin embargo, también impulsaron los pagos de intereses en el extranjero, lo que produjo que el gobierno de país se quedara sin dinero, obligando al estado a reducir sus gastos en atención médica, servicios sociales y subsidios a los agricultores.

En casos similares, los grandes prestamistas gubernamentales, como los Estados Unidos, Japón y Francia, realizan acuerdos para perdonar parcialmente la deuda. No obstante, llevar a cabo este proceso, cada prestamista debía revelar cuánto se les debía y en qué términos, para una mayor transparencia ante el mundo.

Sin embargo, China no ha seguido esas reglas. Esto debido a que, desde hace décadas, China se ha negado a unirse a las conversaciones multinacionales, negociando en forma privada con Zambia. Además, China ha hecho énfasis, en asuntos de «confidencialidad», que impiden que los países soliciten ayuda a los prestamistas internacionales.

En noviembre del año 2020, cuando a Zambia le restaban pocas reservas, el país dejó de pagar los intereses e incumplió el pago. Esto le impidió al país acceder a préstamos futuros, desencadenando un círculo vicioso de recortes y radicalización de la pobreza.

Desde entonces, la inflación en Zambia se ha disparado aproximadamente un 50%, el desempleo ha alcanzado un máximo de 17 años y la moneda nacional, el «kwacha» ha caído en un 30% de su valor en tan solo siete meses.

Préstamos ocultos

Es importante señalar, que el responsable de sacar a la luz la deuda oculta de China es Brad Parks, el director de la plataforma de investigación de finanzas, «AidData».

La investigación de Parks inició en 2011, cuando miembros del Banco Mundial le pidieron que se hiciera cargo del trabajo de investigar los préstamos chinos. En cuestión de meses, utilizando técnicas de minería de datos en línea, Parks comenzó a descubrir cientos de préstamos que el Banco Mundial no conocía.

En ese entonces, China estaba aumentando los préstamos que pronto se convertirían en parte de su «Iniciativa de la Franja y la Ruta» de más de $1 billón de dólares. Esto, para asegurar el suministro de minerales clave, ganar aliados en el extranjero y ganar más dinero con sus tenencias de dólares estadounidenses. 

Sin embargo, después de algunos años de préstamos directos del gobierno chino, esos países se encontraron muy endeudados y la perspectiva era terrible. Producto de ello, China comenzó a establecer empresas ficticias para algunos proyectos de infraestructura y a través de estas empresas.

Finalmente, China proporcionó más préstamos a los países muy endeudados, logrando evadir los registros públicos de esas nuevas deudas.

En 2021, una década después de que Parks y su equipo comenzaran su búsqueda, habían reunido suficiente información para un hallazgo de gran éxito, al menos $385.000 millones de dólares de deuda china oculta y no declarada en 88 países.

Entre las revelaciones, también se encontró que China emitió un préstamo de $3.500 millones de dólares, para construir un sistema ferroviario en Laos, cuyo pago requeriría casi una cuarta parte de la producción anual del país.

Otro informe de AidData de la misma época, sugirió que muchos préstamos chinos se destinaron a proyectos en áreas de países pobres, justo antes de elecciones clave. 

La respuesta del gobierno chino

En respuesta al estudio, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China cuestionó la idea de que China es un prestamista implacable, justificándose haciendo eco de declaraciones anteriores que culpaban a la Reserva Federal estadounidense de la situación.

Además, los representantes del gobierno chino, expresaron que en el caso de que accedan a las demandas de FMI y del Banco Mundial para perdonar parte de sus préstamos, también de la misma manera los prestamistas occidentales «deberían hacerlo».

«Hacemos un llamado a estas instituciones occidentales para que participen y hagan contribuciones mayores para ayudar a los países en desarrollo a superar las dificultades». Indicó el ministerio del gobierno de China.

Según las declaraciones de China, el país ha proporcionado «alivios» en forma de vencimientos de préstamos de emergencia. Además, el país se señala, a sí mismo, como el mayor contribuyente en la suspensión de los pagos de intereses durante la pandemia de Covid-19.

Asimismo, los representantes gubernamentales, han indicado que el país «ha perdonado 23 préstamos sin intereses a países de África». Sin embargo, Brad Parks, expresó que dichos préstamos ascienden a menos del 5% del total que el país ha prestado.

Actualmente, las reservas de efectivo extranjeras han caído en aproximadamente 25%, en solo un año en 10 de los 12 países en desarrollo que forman parte del análisis de AP.

En Pakistán y la República del Congo, dichas reservas han caído en un 50%. Según estimaciones, sin un rescate, a decenas de países en desarrollo, solo les quedan pocos meses de reservas para pagar alimentos, combustible y otras importaciones esenciales, a Mongolia le quedan ocho meses y a Pakistán y Etiopía alrededor de dos.

Puedes seguir el canal de Telegram KEY ALERTS para estar informado sobre las últimas novedades del Bitcoin, Blockchain, Metaverso e inversiones. ¡La información es poder!

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -