viernes, junio 21, 2024

El impacto económico de las elecciones en Turquía

Alejandro Gil Rivero
Alejandro Gil Rivero
Alejandro es licenciado en comunicación social enfocado en las áreas de economía y finanzas.
- Publicidad -

Te puede interesar

Este domingo se conocieron los resultados de las elecciones en Turquía con una cómoda victoria para el partido del actual presidente, Recep Tayyip Erdoğan. Sin embargo, al mandatario de 69 años no le alcanzaron los números para imponerse en la primera vuelta de los comicios.

Para ser presidente del país, se requiere una ventaja del 50% sobre el más cercano oponente y, de no alcanzarla, pasan al balotaje. En este caso, Erdoğan tocó el 49,54% con más de dos millones de votos de ventaja sobre su principal rival, el opositor de 74 años, Kemal Kilicdaroglu, líder de una coalición de partidos conservadores.

De cualquier manera, la segunda vuelta será el próximo 28 de mayo y se espera una cómoda victoria para el actual mandatario. Esto último supondría la prolongación de las actuales duras condiciones económicas por las que atraviesa el país con las poco ortodoxas políticas financieras. En el plano internacional, aunque Turquía no tiene mayor incidencia directa en los mercados financieros, si tiene un fuerte peso geopolítico que podría provocar una que otra sacudida.

Las elecciones en Turquía ratifican el papel de hombre fuerte de Erdoğan

Estas elecciones se convirtieron en una especie de termómetro para medir el ambiente interno de Turquía. Desde occidente se prestó una especial cobertura mediática. Además, se alimentaron las esperanzas de que el liderazgo de 20 años del religioso y derechista Erdoğan concluyeran. Sin embargo, la población se manifestó claramente en favor del presidente.

Según datos del Consejo Electoral Supremo de Turquía (YSK), la victoria de Erdoğan y su partido Justicia y Desarrollo (AKP) fue aplastante. Su rival más cercano apenas obtuvo un 44,9% de los votos, es decir, dos millones menos que el actual mandatario. De igual manera, el partido AKP se prepara para una victoria cómoda en el parlamento.

Todo el apoyo popular hacia el actual presidente luce paradójico teniendo en cuenta las duras condiciones económicas que atraviesa la nación. A pesar de los graves problemas de inflación, el banco central (controlado férreamente por Erdoğan), aplica políticas monetarias hacia el otro lado. En otras palabras, en lugar de subir las tasas de interés para enfriar el crecimiento y el consumo, el banco procedió a bajar los tipos hasta mínimos escandalosos.

El resultado fue una caída violenta del valor de la libra en el mercado internacional de divisas y un elevado índice de inflación. Las condiciones de la población empeoraron radicalmente durante los últimos años. No obstante, como ya se dijo, nada de eso se expresó en la primera vuelta de las elecciones de Turquía de este domingo.

Las elecciones en Turquía se decidirán en segunda vuelta.
El partido de Erdoğan obtuvo una victoria aplastante este domingo en Turquía. Sin embargo, no le alcanzó para llevarse las elecciones en primera vuelta. Fuente: FT

La reacción de los mercados

Donde sí hubo una fuerte reacción a los resultados de las elecciones fue en los mercados financieros de Turquía. Este mismo lunes, el costo de protección contra el incumplimiento de la deuda saltó drásticamente. El diferencial de los swaps de incumplimiento crediticio a cinco años subió nada menos que 100 pb para colocarse en 608 puntos básicos. Según el portal de Bloomberg, se trata del nivel más alto desde noviembre del año pasado.

Por otro lado, el mercado bursátil turco, dominado por inversores nacionales, retrocedió de forma aguda. De tal manera, el índice referencial Bist 100 se desplomó en 3,1% mientras el subíndice bancario se hundió un 8,3%. Paralelamente, la lira se mantuvo en los lares de sus bajos históricos.

«Los mercados estarán nerviosos entre la primera y la segunda ronda, ya que las políticas económicas de Erdoğan simplemente no cuadran«, apuntó Timothy Ash de BlueBay Asset Management, consultado en Financial Times.

En los círculos económicos, la preocupación abarca casi todos los sectores. Tal es el caso de las caídas de las reservas de divisas del país. Además, se cuenta el ascenso irracional de las cuentas de ahorros especiales que requerirían pagos por parte del gobierno en caso de que la lira caiga de forma repentina.

Todos estos elementos se combinan para que los resultados de las elecciones de Turquía se conviertan en un dolor de cabeza para los inversores.

El problema se puede extender hacia el exterior

Como ya se dijo, el peso de Turquía en los mercados financieros es limitado en comparación con otros países. Sin embargo, el país posee una descomunal fuerza geopolítica que indirectamente podría afectar los mercados internacionales, por ejemplo, el de materias primas.

Aunque Erdoğan pertenece a la OTAN y ha manifestado repetidas veces su apoyo a Ucrania, su papel parece más bien tibio. Los oligarcas rusos, sancionados en la mayoría de los países occidentales, hacen negocios libremente en Turquía y las sanciones contra Moscú brillan por su ausencia. Ankara, bajo el mando de Erdoğan, se presenta como una nación casi neutral que quiere hacer el papel de mediadora.

Pero ese papel es mal visto por los sectores más belicosos de Occidente, los cuales buscan una guerra total contra Rusia. De cualquier manera, la pasividad de Turquía se convierte en oxígeno para Rusia y aumenta las probabilidades de conquistar más territorios ucranianos. Esto supondría un desbalance en los mercados y la prolongación de las condiciones que asfixian a Europa desde que inició la «Operación Especial» o «invasión» de Rusia a Ucrania.

Mercados como el trigo, cereales, granos, petróleo, materias primas tecnológicas y gas dependerían de la postura del nuevo presidente turco. En eso se basa la importancia de las elecciones en Turquía, que celebrarán una segunda vuelta el 28 de este mismo mes.

- Publicidad -

Posts relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -