viernes, julio 1, 2022

3 razones para invertir en acciones de energías renovables

Isaac Suárez
Tecnólogo, estudiante de Ingeniería Eléctrica e Industrial, apasionado por el Criptomundo, las tecnologías emergentes y todo lo relacionado con los mercados globales.
- Publicidad -

Te puede interesar

Actualmente, las fuentes de energías renovables, como la eólica, solar e hidroeléctrica, suministran aproximadamente una cuarta parte de la electricidad generada por el sector eléctrico.

El sector de las energías renovables ha crecido fuertemente, aumentando su capacidad de generación eléctrica a un ritmo anual de 8% durante la última década. Sin embargo, dada la creciente preocupación por el cambio climático, el ritmo se ha acelerado en los últimos años, impulsando la «descarbonización» de la economía.

El cambio climático está obligando a las empresas y otras instituciones a centrarse en cómo pueden hacer su parte para descarbonizar el planeta. Actualmente, muchas empresas están firmando acuerdos para comprar específicamente energía producida a partir de fuentes renovables.

De igual manera, los gobiernos también están trabajando para acelerar la descarbonización global al proponer y aprobar leyes que aumentarían la inversión en el sector. En agosto del 2021, el Senado estadounidense aprobó un paquete de $1.2 billones de dólares, que incluyó fondos para acelerar las inversiones en energías renovables.

En la actualidad, los titulares están llenos de historias sobre lo importante que es para el mundo cambiar hacia la «energía limpia». Esto sigue siendo cierto, incluso cuando los precios del petróleo y las acciones de los valores petrolíferos, suben debido a las tensiones geopolíticas y a las persistentes interrupciones de la oferta y la demanda derivadas de la pandemia del Covid-19.

Sin embargo, las acciones de energías renovables, tomando como referencia el ETF iShares Global Clean Energy (ICLN), siguen estando aproximadamente un 20% por debajo de sus máximos a finales del 2021.

Para los inversores a largo plazo, esto podría significar una oportunidad. Y por ello, te presentamos 3 razones para invertir en este tipo de acciones, que prometen ser el futuro de la energía.

1. «La tendencia es tu amiga»

Una expresión clásica en el mundo de las inversiones es la cual afirma que «la tendencia es tu amiga», lo que significa que es probable que una tendencia actual continúe y merezca la atención de los inversionistas.

Todas las empresas actuales de energía de carbono creen que el panorama energético está cambiando. Algunas empresas, como las europeas TotalEnergies, BP y Shell, también buscan cambiar, comprando y construyendo activos de energías renovables con los flujos de efectivo proporcionados por el petróleo y el gas natural. 

De hecho, incluso Chevron y ExxonMobil están hablando cada vez más de energías limpias, aunque no están tan avanzados como sus pares europeos en el proceso de transición.

Crecimiento de las energías renovables frente a la capacidad eléctrica anual. Fuente: IRENA
Crecimiento de las energías renovables frente a la capacidad eléctrica anual. Fuente: IRENA

Esto debería significar algo para los inversionistas, ya que está claro que la energía limpia será cada vez más importante. Dicho esto, es necesario saber que la transición no será rápida, puesto que se necesita tiempo para construir una nueva infraestructura energética libre de carbono. 

No obstante, esto también es una buena noticia para el mercado, porque significa que hay un largo camino hacia el éxito para las empresas de energías limpias puras con los medios financieros y los modelos comerciales lo suficientemente fuertes como para seguir la tendencia.

2. Generosas rentabilidades anuales por dividendo

Cabe destacar que Wall Street tiene la mala costumbre de llevar una buena historia demasiado lejos, esto es más o menos lo que sucedió en el espacio de las acciones de energías renovables, y era hora de un período de «neutralizar los ánimos».

Este no sería exactamente un fenómeno nuevo, cuando demasiados inversionistas persiguen una tendencia en auge, los rendimientos y la rentabilidad caen considerablemente. En consecuencia, los rendimientos que producen las empresas que alguna vez fueron importantes no están a la altura de las expectativas y por ello los inversores se deshacen de sus acciones. 

Sin embargo, si se tiene cuidado, aún se puede encontrar fuertes pagadores de dividendos en el sector de las energías renovables con la suficiente fortaleza para superar esta mala racha. Actualmente, dos acciones relevantes son Brookfield Renewable (BEPC) y Hannon Armstrong (HASI), estas acciones ofrecen generosas rentabilidades anuales por dividendo del 3,5% y 3,9%, respectivamente. A modo de comparación, el índice S&P 500 ha tenido una rentabilidad de solo un 1,3% en promedio, durante este 2022.

En este momento, Brookfield Renewable (BEPC) cotiza a $37,19 dólares y Hannon Armstrong (HASI) cotiza a $39,71 dólares, según datos de Nasdaq.

Actualmente, ambas acciones están muy por debajo de sus máximos recientes. Brookfield Renewable y Hannon Armstrong han bajado un 17% y 37% respectivamente, desde sus máximos del 2021.

Cabe destacar que Brookfield Renewable (BEPC) posee una capitalización de mercado de más de $13.600 millones de dólares y Hannon Armstrong (HASI), por su parte, posee más de $3.500 millones de dólares de capitalización total.

3. Es un negocio sólido

Otro motivo importante es que los inversores deben asegurarse de centrarse en negocios sólidos. 

Actualmente, Brookfield Renewable, cuenta con el respaldo del gigante canadiense de gestión de activos Brookfield Asset Management (BAM) y la empresa, tiene un sólido historial de compra, operación, mejora y venta de activos de infraestructura, con Brookfield Renewable como un vehículo clave para invertir en el lado de las energías renovables.

Mientras tanto, la cartera de Brookfield Renewable está constituida en su mayoría por empresas de energía hidroeléctrica, la cual es una fuente de energía sólida. Además, Brookfield Renewable está utilizando este núcleo para expandirse a otras áreas, como la energía solar, la eólica y el almacenamiento de energías.

La diversificación de Brookfield Renewable, es un negocio de base sólida, respaldado por contratos a largo plazo que tienen mucho espacio para crecer a futuro.

Por otro lado, Hannon Armstrong es un poco diferente, dado que técnicamente es un fideicomiso de inversión en bienes raíces hipotecarios (mREIT). Sin embargo, lo que respalda los préstamos de la empresa, son los activos de energías renovables y esos activos generalmente tienen contratos a largo plazo que los respaldan. Por ello, Hannon Armstrong tiene una línea de visión muy clara con respecto a los flujos de efectivo que respaldan sus préstamos.

En la actualidad, no hay ninguna razón para pensar que los altibajos de la industria obstaculizaran el comportamiento de las acciones de las energías renovables. 

El cambio climático y la inversión socialmente responsable son los principales catalizadores de la revolución de las energías limpias. Por ello, es muy probable que los actuales factores mundiales, impulsen billones de dólares en inversiones para las energías renovables en las próximas décadas.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -