jueves, agosto 5, 2021

China regula y pone «fin» a las cotizaciones de empresas chinas en bolsas estadounidenses

Ariana Cairo
Soy Licenciada en Estudios Liberales (UNIMET) y Licenciada en Estudios Internacionales (UCV), con especial interés en la economía internacional y nuevas tecnologías para el desarrollo.
- Publicidad -

Te puede interesar

El mundo de las acciones y las empresas tecnológicas siempre ha tenido gran cabida en Estados Unidos, incluso de inversores y empresarios chinos. No obstante, las cosas parecen haber cambiado un poco con las recientes regulaciones de China al respecto. Aquí te contamos más detalles sobre las limitaciones a las empresas chinas para hacer cotizaciones en bolsas estadounidenses.

La razón detrás de esta nueva represión regulatoria por parte de las autoridades en China tuvo que ver con la decisión de Didi Global Inc. de seguir adelante con una cotización en Nueva York a pesar de las objeciones de los reguladores.

La decisión de Beijing de regular las OPI en el extranjero coincide con controles más estrictos sobre las empresas de tecnología de China. Ciertamente, muchas de ellas tienen casi monopolios en sus campos y grandes grupos de datos de usuarios. Esta campaña para frenar la industria tecnológica se ha acelerado en los últimos meses, ya que el presidente Xi Jinping busca limitar la influencia de los multimillonarios que controlan estas empresas.

Contexto regulatorio de las acciones de las empresas chinas en el mercado de valores de Estados Unidos

Durante dos décadas, las empresas tecnológicas chinas han acudido en masa al mercado de valores de Estados Unidos. La razón es que han sido atraídas por un entorno regulatorio amigable y una gran cantidad de capital ansioso por invertir en una de las economías de más rápido crecimiento del mundo.

No obstante, China anunció el 10 de julio que casi todas las empresas que intentan salir a bolsa en otro país requerirán la aprobación de un regulador de ciberseguridad recientemente habilitado. Esto equivale a una sentencia de muerte para las ofertas públicas iniciales de China en Estados Unidos.

En ese sentido, los observadores de la industria desde hace mucho tiempo consideran que esto disminuiría la cantidad de empresas chinas cotizadas en EE.UU., al menos en la próxima década.

Paul Gillis considera que quizás haya algunas excepciones, específicamente dijo «quizás unas pocas grandes [empresas] con cotizaciones secundarias». Gillis es profesor de la Escuela de Administración Guanghua de la Universidad de Pekín.

¿Qué efecto está teniendo este suceso en el mercado?

La represión ya está provocando ondas de choque en los mercados. Un indicador de las acciones chinas que cotizan en EE. UU. ha caído más de un 30% desde su máximo reciente.

Para los inversores en empresas que aún no cotizan en bolsa, existe una creciente incertidumbre sobre cuándo pueden recuperar su dinero. A pesar de ello, Hong Kong se beneficiará a medida que las empresas chinas busquen lugares alternativos, y políticamente más seguros, más cerca de casa.

Para las empresas chinas que ya cotizan en Estados Unidos, lo que suceda a continuación depende en gran medida de lo que haga China con las VIE. Prohibirlos por completo sería poco probable, ya que sería un proceso costoso y duradero.

¿Por qué costoso? Porque obligaría a las empresas a dejar de cotizar en las bolsas de divisas, deshacer esa estructura y luego volver a cotizar. Se espera que las regulaciones actualizadas estén listas en uno o dos meses, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

Antecedentes importantes de la relación del mercado chino y de Estados Unidos

La importancia que los mercados estadounidenses han tenido para las empresas chinas es considerable y notoria. La primera ola comenzó al vender recibos de depósito estadounidenses, valores sustitutos que permiten a los inversores tener acciones en el extranjero, en 1999.

Desde entonces, más de 400 empresas chinas eligieron las bolsas estadounidenses para sus listas principales, recaudando más de US$ 100 mil millones. La industria de la tecnología china es gran parte de este sector. 

China y los negocios: un camino de cambios

A diferencia de las empresas de Hong Kong, las empresas privadas con sede en el China continental se enfrentaban a obstáculos mucho mayores. Recordemos que en Hong Kong el enfoque de laissez-faire para los negocios significaba que había pocas reglas sobre la recaudación de fondos de las empresas.

Para superar estos obstáculos, se encontró un compromiso en la forma de una entidad de interés variable (VIE), que fue iniciado por la ahora privada Sina Corp. en 2000. Gracias a ello, las empresas chinas se transforman en empresas extranjeras con acciones que los inversores extranjeros pueden comprar. Legalmente inestable, difícil de entender, esta solución resultó aceptable para los inversores estadounidenses, Wall Street y el Partido Comunista por igual.

En 2009, el país lanzó el tablero ChiNext de estilo Nasdaq en Shenzhen. Con Xi Jinping, quien asumió la presidencia en 2013, el acceso al mundo exterior aumentó considerablemente. Esto incluía los vínculos comerciales de intercambio con Hong Kong que permitieron a los inversores extranjeros comprar directamente acciones de China continental. 

El paso más radical se produjo en 2019 cuando Shanghái abrió una nueva sede de acciones llamada Star board, que entre otras cosas eliminó la burocracia y un límite en los movimientos de precios del primer día. También eliminó un techo de valoración no escrito que obligaba a las empresas a vender sus acciones a 23 veces las ganancias o menos. 

¿A qué se debió esta medida?

El objetivo era crear un entorno que permitiera a las empresas tecnológicas chinas cotizar con éxito en su país y depender menos del capital estadounidense. Esta necesidad se volvió aún más urgente a medida que aumentaron las tensiones entre Beijing y Washington durante la última parte de la presidencia de Donald Trump. 

Si bien las cotizaciones secundarias en Hong Kong se recuperaron, las empresas chinas aún prefirieron Nueva York, donde se necesitan semanas en lugar de meses para procesar una solicitud de OPI. Los estrictos controles de capital de China significaban que las bolsas nacionales no podían competir con Nueva York en liquidez y valoraciones mucho más altas para las empresas de tecnología.

Posibles escenarios futuros

Hong Kong parece cada vez más una alternativa viable. Por un lado, China planea eximir a las OPI de Hong Kong de buscar primero la aprobación del regulador de ciberseguridad del país, informó Bloomberg la semana pasada. 

En una exclusión forzosa de Estados Unidos, las empresas que ya vendieron acciones en Hong Kong, como Alibaba y JD.com, pueden migrar su cotización principal a la ciudad. Sin embargo, no es tan probable que al hacer esto Hong Kong tome el lugar de Nueva York como centro financiero principal de inmediato, puesto que implica un proceso complejo.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -