miércoles, enero 26, 2022

A un metro del oro: La capacidad de convertir tus obstáculos en oportunidades

Samantha Jimenez
Periodista freenlance, venezolana curiosa. Me complace trabajar con el periodismo digital e impreso.
- Publicidad -

Te puede interesar

Hoy, te mostramos una historia que nos hace reflexionar con respecto a los obstáculos que se nos presentan en el camino en el ámbito financiero. A un metro del oro, es una historia que trata de un minero de oro que trabajó duro durante meses y meses sin tener resultados. Así que un día decidió renunciar y vender la mina a otra persona. Entonces, esa persona empezó a trabajar y después de minar una distancia de un metro, encontró una gran cantidad de oro y se hizo multimillonario.

Cuando empezamos algo nuevo, estamos emocionados, pero cuando trabajamos un tiempo y no tenemos resultados, nos decepcionamos. No sienta bien, ¿verdad? No, pero hay que saber que el éxito viene después de probar una y otra vez.

Como nuevo emprendedor del éxito seguro que ya te has encontrado con dificultades y obstáculos a cada paso que intentas dar, debes ir sorteándolos sobre la marcha porque no hay un esquema único y claro a seguir, no hay manual de instrucciones ni un teléfono al que llamar cuando tienes dudas.

Pero debes estar preparado porque esto será algo que te acompañará siempre, no solo cuando estás empezando. Sin embargo, te dejaremos algunas enseñanzas que nos dejó esta reflexiva historia y la capacidad de convertir tus obstáculos en oportunidades.

Date permiso para hacerlo mal

Cuando empiezas a hacer algo, es muy probable que lo vas a hacer mal. Así que, date el permiso para hacerlo así al principio. Es parte de aprender, nadie nace sabiendo.

Otra cosa que debes tener en cuenta es no compararte con otros. No te distraigas, no mires para el costado, no vivas observando todo el tiempo lo que hacen los demás. Ellos están corriendo su propia carrera, y cada uno va a su ritmo. Así que, corre la tuya, con tu propósito como meta.

De eso se trata la perseverancia, si tienes un sueño de oro, no importa qué tan deslucido esté tu panorama siempre lo puedes lograr si tienes el suficiente coraje como para seguir cuando parece que ya no es posible. Recuerda que posiblemente te encuentres antes una veta falsa, a solo un metro del oro.

Asume los riesgos

Cuando empiezas algo nuevo, siempre hay riesgos. Si quieres tener un negocio, un proyecto, una meta, tienes que asumir riesgos. Te puedes equivocar, perder dinero, sentir vergüenza, y hasta agarrar el camino incorrecto… de todo puede pasar. El tema es que si no empiezas, nunca vas a saber que puedes lograr y que no.

Y acá vamos de nuevo: para empezar, tienes que estar dispuesto a hacerlo aunque no te sientas listo, aunque no estés preparado, aunque tengas miedo e incertidumbre.

Abre los ojos, porque las apariencias engañan

Sí, esto pasa a menudo, a veces subestimamos a las personas sin ningún sentido. El hombre que se convirtió en multimillonario en esta historia de a un metro del oro, era un chatarrero el cual tuvo la astucia que el antiguo dueño de la mina no tuvo.

Buscó un especialista en área, a un ingeniero para que hiciera una inspección en el área, él supo esperar y estuvo atento a tomar acciones cuando las oportunidades se le presentaron. Lo mismo debes hacer tú, aprende de todos, quien menos te lo esperas puede enseñarte un montón de cosas que te vendrán muy bien en tu día a día.

Asume que de momento eres pequeño

Los aires de grandeza conllevan cápsulas de autoestima increíbles difíciles de superar, no intentes correr demasiado porque los atajos no existen. Es importante tener paciencia.

Toma decisiones

Avanza, reacciona, sé proactivo, no te duermas, no dudes tanto, no le pidas opinión a todo el mundo. Si te equivocas, retrocedes y empiezas de nuevo, no se acaba el mundo.

Nunca me detendré porque los hombres me digan «no»

Mucho tiempo después, el señor Darby, quién vendió aquella mina, se recuperó de su gran perdida después que descubrió que un deseo se puede convertir en oro. Eso ocurrió cuando entró al negocio de la venta de seguros de vida.

Recordando que perdió una gran fortuna por no haber cavado un metro más del oro, Derby aprovecho de esa mala experiencia para su nuevo trabajo que había elegido, con el sencillo método de decirse así mismo «no».

Lo mismo podemos hacer todos, no importa cuan difícil haya sido el camino, las experiencias están para aprender y sacar el mejor provecho de ellas. Permítete no solo sumar vivencias sino sumar enseñanzas para hacerlo cada vez un poco mejor. Y recuerda que el éxito es un trabajo de día a día.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -