miércoles, enero 26, 2022

Bre-X Minerals: «La gran estafa del oro que comenzó con unas virutas de un anillo de bodas»

Samantha Jimenez
Periodista freenlance, venezolana curiosa. Me complace trabajar con el periodismo digital e impreso.
- Publicidad -

Te puede interesar

Todo comenzó a gestarse en el año 1995, cuando el bróker neoyorkino David Walsh decidió dar un nuevo impulso a la empresa que había fundado en 1989. La minera Bre-X Minerals, comprando el yacimiento Busang, en la remota jungla de Indonesia. El yacimiento Busang, que según certificó el geólogo Michael de Guzmán, poseía hasta 6.500 toneladas de oro. Es decir, casi el 8% de las reservas mundiales. Lo que más tarde se convertiría en una gran estafa de oro.

En estas afirmaciones también colaboró el señor Felderhof, un buscador de oro considerado de la vieja escuela, nacido en Holanda, pero criado en Canadá. Quién llegó a ser vicepresidente de Bre-X, quien también aseguró haber encontrado oro en esas tierras, a pesar de que otros grandes mineros lo habían buscado sin resultados.

Pero en realidad, nadie se molestó en comprobar si era verdad, y Bre-X Minerals pasó de cotizar 2.000 mil dólares canadienses en diciembre de 1995 a 275 dólares canadienses en mayo de 1996.

El dato: Las acciones de la empresa se revalorizaron cerca de un +15.000% en solo seis meses.

Bre-X Minerals «¿Tenía el mayor depósito de oro de todo el mundo?»

Estimaban que era el mayor depósito de oro del mundo. En las primeras estimaciones hablaban de unas 136.000 libras de oro en la mina. Una cifra que en el año 1995 era de 2 millones de libras y en el año 1997 era de 5 millones de libras.

El descubrimiento atrajo el interés de Wall Street, y en una conferencia de inversores de JP Morgan, principal asesor financiero de la empresa. El señor Felderhof afirmó que podría haber hasta 13 millones de libras en las tierras compradas en Borneo por Bre-X. Con un valor estimado en el mercado de 70.000 millones dólares estadounidenses. Siendo el mayor depósito de oro en todo el mundo.

Sorpresa inesperada para quienes confiaron en Bre-X Minerals

Sin embargo, en 1997 la situación dio un giro radical, cuando la compañía minera Freeport MacMoRan, dueña de un 15% de Bre-X Minerals, tuvo la idea de inspeccionar el yacimiento Busang. Para ese entonces, reconocieron que solo había cantidades insignificantes de oro. En contraste, justo, días antes, Bre-X Minerals había confirmado la existencia de 70.000 toneladas de oro. Al día siguiente, las acciones de Bre-X se desplomaron el 85% en Bolsa.

Para arrojar luz sobre el asunto se contrató a un asesor independiente. Cuyo informe, que se hizo público el 6 de mayo de 1997, el cual decía: «El yacimiento Busang, que pretendía ser el mayor hallazgo de oro de la historia, es un pedazo de tierra sin valor en medio de la jungla de Indonesia».

Ese mismo día, Bre-X se desplomó un 99% en Bolsa en tan solo diez minutos, y a finales de 1997, fue declarada en quiebra. La misma estrella que acabó con la supuesta mayor reserva de oro de la historia dejó de brillar también para David Walsh, el fundador de Bre-X Minerals, quien en un intento de huir hacia delante se fugó a las Bahamas, donde murió el 5 de junio de 1998 víctima de un ataque al corazón.

Por su parte, el geólogo, Michael de Guzman, había muerto misteriosamente en febrero de 1997 al caer desde un helicóptero. La policía dictaminó que se trató de un suicidio.

Ahora ¿Cómo unas simples fotos de un anillo de boda acabaron por construir un imperio realizado de papel por valor de 6.000 millones de dólares estadounidenses?

Guzmán había estado falsificando las muestras desde un principio, primero con virutas de oro de su propio anillo de boda. Y, después con materiales obtenidos mediante un bateo de la zona.

A pesar de que otros geólogos y expertos dudaban de las muestras, ya que las formas no eran las naturales y las muestras eran demasiadas pequeñas. No había forma de verificarlas. Ya que las rocas siempre se pulverizaban, no se partían por la mitad como se suele hacer para que otros comprobaran el descubrimiento.

Así que, el Wall Street se creyó el descubrimiento. Y no solamente ellos, sino también los grandes inversores institucionales. Como el fondo de pensiones de los profesores de Ontario o cajas de ahorro nacionales entraron, ya que el Bre-X era el orgullo de Canadá.

Sin embargo, una vez que se descubre el escándalo a principios del año 1997, el gobierno de Indonesia cerró su acuerdo donde se creaba una Joint venture en la que Bre-X tenía el 45%, Indonesia tenía un 40% y Freeport tenía un 15%.

Poco después, fue cuando Guzmán se lanzó de un helicóptero mientras iba en camino a una reunión con Freeport, en unas condiciones no muy claras. La policía estableció que se trató de un suicidio, pero desde entonces se han sucedido todo tipo de rumores sobre este suceso, como si se trata de un asesinato a pesar de haber sido un «suicidio».

Entre tanto, los mercados de valores de Vancouver y Alberta vivieron unos de sus peores cracks desde hacía el año 1987.

A pesar de los años, aún no hay respuestas a todas las preguntas

Lo que no quedó claro nunca es quién fue el responsable del fraude. Muchos acusaron a Guzmán, pero Felderhof también fue sospechoso, ya que vendió acciones de Bre-X por valor de 80 millones de dólares estadounidenses poco antes de destaparse todo el escándalo.

Fue el único acusado por información privilegiada, pero finalmente, como suele pasar, fue absuelto. Davis Walsh y su esposa vendieron acciones por valor de alrededor de 30 millones de dólares estadounidenses entre abril y septiembre durante el año 1996. Poco después se trasladaron a las Bahamas, aunque murió dos años después por un aneurisma.

Lo único claro es que el gran fraude se sostuvo por unas cuantas virutas rascadas de un anillo de boda, y que la fiebre del oro, con la colaboración de Wall Street, hizo el resto. La empresa Bre-X desapareció durante el año 2002.

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -