lunes, diciembre 6, 2021

¿Qué son las acciones y para qué sirven?

Claudio Quiñonez
Analista de mercados financieros en formación. Fiel creyente del poder de las criptomonedas y su tecnología de fondo.
- Publicidad -

Te puede interesar

Sin duda alguna las acciones son uno de los activos de inversión más utilizados; sin embargo esto no significa que todos conocen su funcionamiento, que son y para qué sirven. Por esta razón, en esta publicación nos encargamos de resolver estas dudas, y así ayudarte en tu proceso de aprendizaje. 

¿Qué son las acciones?

Las acciones son una unidad de medida con la que se determina el nivel de participación de los inversores en una empresa, fondo mutuo, fideicomiso o activo. 

Adquirir una acción en una empresa, proporciona al accionista capital social de la misma. De forma tal que pasa a ser propietario de una parte de la empresa, y tiene como derecho recibir una parte de las ganancias. Este retorno es pago en forma de dividendo, siendo está la principal forma en la que las acciones generan rendimientos a quienes las poseen. 

Son emitidas por la empresa y vendidas a cambio de dinero en efectivo a través de una oferta pública inicial. Posterior a ello, las acciones quedan para ser comerciadas en la bolsa de valores. 

¿Para qué sirven las acciones?

A parte de constituir uno de los activos más utilizados por los inversores para obtener beneficios, las acciones sirven para algunas cosas en específico, y sus funciones varían ligeramente dependiendo al grupo que pertenezcan, ya sean de tipo común o preferencial. 

Acciones comunes

Las acciones ordinarias o comunes no garantizan un dividendo a sus propietarios; sin embargo generalmente se aprecian en valor con el pasar del tiempo, y poseen el privilegio de votar sobre decisiones en la empresa. Este tipo de acciones están colocadas en los últimos puestos en la escala de tiempos de insolvencia, lo que quiere decir que en caso de quiebra es posible que los propietarios no reciban un pago. 

Acciones preferenciales

Este tipo de acciones por lo general no confieren capacidad de voto a los accionistas, además de que suelen aumentar su precio en un ritmo más lento. A pesar de esto, suelen ofrecen criterios de pago establecidos, con los que garantizan el pago de dividendos regulares. Además son priorizados para el reembolso en caso de quiebra y pago de dividendos. En general son acciones menos riesgosas. 

Yéndonos al tema de las ganancias, los inversores entienden que las acciones sirven para obtener beneficios producto de las fluctuaciones de su precio, además de los dividendos que algunas ofrecen. 

Una parte de los inversores las utilizan sin ninguna intención de retener la acción para el largo plazo, por lo que se convierten en comerciantes que se benefician de fluctuaciones tan pequeñas como las que suceden en días o incluso horas. Esta constituye la forma más riesgosa de invertir en acciones, sin embargo tambien es una de generar dinero más rápido.

En cambio, el que consideramos un inversor, se diferencia del trader al abrir posiciones y mantenerlas por un largo periodo de tiempo, confiando en el valor intrínseco que posee la empresa analizado a través de sus fundamentos, y alejándose de las fluctuaciones volátiles que suceden en el corto plazo.

¿Vale la pena invertir en ellas?

Para esta pregunta la respuesta es un rotundo sí, no obstante es muy necesario tener buenos conocimientos para acceder en este mercado. Que estés aquí ya es un buen comienzo, pero aún hay mucho por aprender. Ocúpate por saber exactamente lo que estás haciendo, y estructura un plan a seguir que no sea guiado por sentimientos. 

Durante periodos lo suficientemente largos, en general la bolsa de valores tiende a subir, lo que significa que una cartera de acciones bien diversificada se revaloriza a la par. 

Pequeñas cantidades de dinero invertidas hace un siglo hubiesen arrojado ganancias sorprendentes. Para ejemplo, un dólar puesto en acciones australianas en 1900, hoy equivaldrían a casi $300.000. 

Rendimiento de acciones, bonos y dinero de Australia. Fuente: ASX.
Rendimiento de acciones, bonos y dinero de Australia. Fuente: ASX.

Como conclusión, las acciones son una excelente opción para aquellos que buscan construir su riqueza. En el largo plazo, el promedio histórico siempre es positivo. Las caídas que experimentan son generalmente recuperadas, lo que permite a los inversores alejarse de sentimientos influenciados por la volatilidad, y dejar su visión puesta en periodos largos de tiempo. 

- Publicidad -

Posts relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Lo más reciente

- Publicidad -